Inicio / Deportes / Baloncesto/Basket / 9 jugadores que pasaron de la NBA a trabajar en Hollywood

9 jugadores que pasaron de la NBA a trabajar en Hollywood

Space Jam (Michael Jordan)

La película sobre baloncesto que más dinero ha recaudado (310 millones). Michael Jordan quiere dedicarse al béisbol como su padre. Mientras, los Looney Tunes han apostado su libertad retando a unos extraterrestres a un partido de baloncesto. El problema es que sus rivales han robado las habilidades de los mejores jugadores de la NBA. Por eso, Bugs Bunny decide raptar a Jordan. Warner prepara una segunda parte protagonizada por LeBron.

Thunderstruck (Kevin Durant)

Por 2012 Durant aún jugaba en los Thunder y fue el protagonista de una película en la que el alero intercambiaba su talento con un niño algo descoordinado. Mientras Brian ve cómo su popularidad en el instituto aumenta, la carrera NBA de Durant se tambalea. Por ejemplo, tras intercambiar su buena mano con el chico, los Thunder pierden ante los Pistons con un 0/13 en tiros de su estrella. Durant reconoció tras rodar la película que le costó más fallar los tiros a propósito que actuar.

Y de repente tú (LeBron James)

LeBron será el sustituto de Michael Jordan en Space Jam 2 y demostró sus dotes artísticas en esta comedia romántica en la que hace de sí mismo. Judd Apatow, director de Virgen a los 40, dirigió esta película en la que el de los Cavs es el consejero sentimental de un cirujano que se quiere ligar a una chica. La crítica se puso del lado del Rey. “Levanta una película previsible”, “es el mejor cómico de la película”, “protagoniza la mejor actuación de una estrella NBA en mucho tiempo”. LeBron se encontraba tan cómodo que algunos de los gags que aparecen en la películas son improvisaciones suyas.

Double Team (Denis Rodman)

El ex de los Bulls se estrenó en el cine con una película de acción junto a Jean-Claude Van Damme. Su personaje era tan excéntrico como él: un vendedor de armas un poco loco que ayudara a Jack Quinn (Van Damme) a rescatar a su esposa de las garras de Stavros, un peligroso traficante. Rodman se hinchó en los Premios Razzies que premian a las peores películas y actuaciones del año: fue elegido el peor actor revelación, el peor actor secundario y protagonizó la peor pareja de la temporada con Van Damme.

Kazaam (Shaquille O’Neal)

La película fue producida y protagonizada por el gigante de la NBA que encarna a un genio de 5.000 años de edad que concederá a un niño de 12 años tres deseos. Recaudó casi 19 millones de dólares, pero los costes de producción fueron de 20. Un fracaso en taquilla, pero también para la crítica. En IMB, tiene una nota de 2,8 sobre 10. Aunque O’Neal no se ha arrepentido. “Yo era un delincuente juvenil que siempre soñó con hacer una película. Alguien me dijo: ‘aquí tienes 7 millones, entra y sé parte de la película. ¿Cómo iba a decir que no?“, confesó en una entrevista con GQ años después. No era su primera película. Ya participó en Blue Chips con Nick Nolte, que le valió su primera nominación a los Razzie. Tendría una segunda por Steel, una peli de superhéroes.

Aterriza como puedas (Kareem Abdul-Jabbar)

Jugar en Los Ángeles, la meca del cine, le dio posibilidades de hacer sus pinitos en la gran pantalla. En 1978 combatía con Bruce Lee en Game o Death. Unos años después era el piloto de Aterriza como puedas. Ahí también firmó, lejos de las canchas, una actuación memorable en la escena en la que un niño le reconoce. Él le responde que es Roger Murdock, el piloto del avión. El niño sigue insistiendo y le dice que es “el mejor”, pero que su padre cree que no defiende hasta que llegan los playoff. Kareem explota.

Conan el Destructor (Wilt Chamberlain)

Con 48 años, Wilt Chamberlain se puso en la piel de Bombatta, el capitán de la guardia de Shadizar que acabará traicionando a Conan. Una de las secuencias más recordada de esta película, menos valorada que su predecesora Conan el Bárbaro, es el combate final entre Arnold Schwarzenegger y Chamberlain, un gigante en las pantallas con su 2,16.

Mi gigante (Gheorge Muresan)

Gheorge Muresan sigue siendo el jugador más alto en la historia de la NBA (mide 2,31) y, cómo no, era el más indicado para protagonizar una película que se llamara Mi gigante. Co-escrita por Billy Cristal, que es también su protagonista, está inspirada en en la historia de André Roussimoff (André el Gigante), con el que Crystal coincidió en La princesa prometida. Sammy (Billy Crystal), representante de actores, sufre un accidente en Rumanía, donde Max le rescata (Muresan). Crystal ve en él potencial y le llevará a EE UU (Muresan sólo quiere reencontrarse con una vieja amiga) para que comienza su carrera cinematográfica.

Una mala jugada (Ray Allen)

En He got game, dirigida por Spike Lee, Denzel Washington y Ray Allen son padre e hijo. Washington cumple condena por haber matado de forma accidental a la madre de Allen, que es uno de los jugadores con mayor proyección de Estados Unidos. La relación entre ambos no es buena. Washington es puesto en libertad condicional para que convenza a su hijo de que juegue en la exuniversidad del gobernador del estado. De hacerlo, le reducirán la condena. Allen debe decidir si ayudar a su padre o dar el salto ya a la NBA.



Fuente: AS

Sobre

Ver también

Mrsic descarta fichajes y acabará el curso con lo que tiene

El desánimo prende cada vez más en los gestos del Bilbao Basket, que trata de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: