A Griezmann le espera un infierno de película

A Griezmann le espera un infierno de película


Antoine Griezmann regresa este domingo al Wanda Metropolitano tras marcharse al Barcelona el pasado verano, algo que no sentó nada bien entre la hinchada rojiblanca. Por ese motivo le han preparado un recibimiento infernal. El francés fue un futbolista fundamental durante su etapa como colchonero, pero la forma en la que se marchó y la posterior noticia de que había firmado con el Barça en marzo desató el enfado de los atléticos.

Ese es el motivo por el que el francés vivirá un auténtico infierno este domingo en su vuelta a la que fue su casa, ante el equipo que le convirtió en el jugador que es hoy en día. La afición del Atlético le tiene preparado un recibimiento al estilo del que le hicieron a Courtois, con ratas de peluche y una pitada atronadora cada vez que toque la pelota. Se ha convertido en el enemigo número uno de los atléticos tras su polémica salida al Barcelona.

Su placa ya fue ensuciada durante los primeros partidos de Liga en el Wanda Metropolitano. Con su adiós dejó de ser uno de los ídolos de la afición para estar en su punto de mira. Lo cierto es que la relación entre el francés y la hinchada andaba un poco revuelta desde hacía ya un año, cuando al final de la temporada 2017-18 se especulaba con la posibilidad de que se fuera al Barcelona al acabar el curso.

Durante los últimos partidos de la temporada los pitos hacia el francés se habían convertido en habituales, hasta que en el último duelo liguero (frente al Eibar) Godín se acercó a la grada para pedirles que animaran al 7 que había decidido quedarse. A Antoine se le escaparon algunas lágrimas durante ese encuentro y por ese motivo el uruguayo fue a pedir a los seguidores que le levantaran el ánimo. Unos meses después hizo un documental para anunciar su decisión de quedarse.

Sin embargo, un año más tarde se repetía la historia. El Atleti se la jugaba con la Juventus en Turín por un puesto en cuartos de final y su estrella no apareció, de hecho acabó firmando su peor temporada goleadora como rojiblanco. Los rumores sobre su posible marcha al Barcelona volvían a aparecer y esta vez sí se concretaron. Antoine cambió de aires y ahora vuelve a la que fue su casa durante las últimas cinco campañas convertido en villano.


Deja un comentario

nueve + veinte =