Inicio / Noticias / España / Artur Mas dimite como presidente del PDeCAT

Artur Mas dimite como presidente del PDeCAT

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha dado hoy “otro paso al lado” y ha dejado la presidencia del PDeCAT, una decisión que ha justificado por el calendario de sus causas judiciales y la necesidad de dar margen a nuevos liderazgos después de los resultados electorales de Junts per Catalunya.

Mas ha anunciado su decisión en una rueda de prensa de urgencia en la sede del partido a menos de una semana de que se conozca la sentencia del caso Palau de la Música.

Así, el ya expresidente del PDeCAT y exlíder de CDC ha remarcado que no quiere ser un “freno” para “la expansión natural acelerada” que puede tener JxCat, la experiencia electoral liderada por Carles Puigdemont para el 21-D, que ha subrayado que quiere “que cuaje y se refuerce”.

“Y estar al frente del PDeCAT no lo expande, sino que lo limita”, ha valorado Mas, que ha apostado así por que JxCat sea el “acelerador” que convierta a su partido en lo que querían que fuera cuando fue fundado en julio de 2016, como fuerza heredera de CDC.

En este sentido, ha señalado que esta “nueva etapa” que se abre con JxCat -fórmula electoral que el PDeCAT no descarta repetir en futuras elecciones- requiere “dejar espacios libres para nuevos liderazgos”.

Mas ha indicado en este sentido que cuando accedió a ser presidente del PDeCAT quiso hacerlo acompañado de la actual vicepresidenta de la formación, Neus Munté, pensando en ella como su relevo.

Pese a su “nuevo paso al lado”, justo dos años después de ceder el relevo de la Presidencia de la Generalitat a Carles Puigdemont tras la presión de la CUP, Mas ha dejado claro que “no se retira de la política, porque la vida es muy larga y el futuro dirá”, aunque sí abandonará “la primerísima línea”.

Aunque esta renuncia, ha remarcado, “no se puede interpretar en ningún caso como un alejamiento” respecto al proyecto de JxCat y del PDeCAt, sino al revés”.

Una de las razones importantes que ha argumentado es el “calendario judicial” y ha recordado que le queda la sentencia del Tribunal Supremo, que podría hacer firme su condena de inhabilitación por el caso del 9N, el proceso en el Tribunal de Cuentas por los mismos hechos y la ampliación del Tribunal Supremo sobre el 1-O, cuya notificación le ha llegado hoy mismo.

Mas ha negado que su renuncia a la presidencia del PDeCAT guarde relación con la estrategia de Carles Puigdemont, y ha dicho que “respetará” las decisiones que éste adopte, si bien ha evitado en todo momento avalar su estrategia ante la nueva legislatura catalana.

Ha remarcado que en los últimos dos años no ha hecho “ni una sola declaración pública que cuestionara” a Puigdemont, “pudiendo estar de acuerdo más o menos” con él, algo que ha garantizado que tampoco hará a partir de ahora.

En este sentido, ha dejado manos libres al presidente de la Generalitat cesado para que tome las decisiones que considere oportunas desde Bruselas, en donde está huido de la justicia española.

Pero no ha querido responder si Puigdemont debería regresar a Cataluña para la investidura o éste debería tratar de lograrla por la vía telemática: “No seré yo quien le daré consejos, y menos en público”, ha afirmado.

Mas ha remarcado que su decisión “no es precipitada”, sino que lleva meditándolo “largamente” y que ya se la trasladó a Puigdemont antes del 1 de octubre, como también a personas de confianza y miembros de la dirección liderada por Marta Pascal, presentes durante la comparecencia de prensa.

Pero ha explicado que ha materializado hoy su “paso al lado” porque ha preferido dejar pasar el 1 de octubre y las elecciones autonómicas y porque ahora, ha dicho, es un momento en el que comienza “un curso político decisivo”, a poco más de una semana del pleno de constitución del Parlament.

“La decisión es dimitir como presidente del PDeCAT, un cargo que es básicamente representativo, pues la ejecutiva está en manos de otras personas, y dar un paso a un lado, otro más, pues hace exactamente dos años anuncié que dejaba la presidencia de la Generalitat, momento en el que propuse a Puigdemont como 130 presidente del Gobierno catalán. Este nuevo paso tiene sobre todo dos razones: la primera tiene un carácter político, vinculada a los resultados del 21-D, que se debieron fundamentalmente a otras personas designadas por el propio presidente y que no venían de nuestro partido, lo cual da al Partit Democrata para asentar su base de cara al futuro. Esta nueva etapa que se abre con la aportación de Junts pel Catalunya requiere de nuevos líderes para que otras personas puedan encabezar este proyecto y no quiero que el hecho de que yo ocupe la presidencia pueda suponer un freno para la expansión natural de la formación. En segundo lugar está el calendario judicial que tengo que afrontar yo personalmente, con una condena pendiente de ratificación por el Tribunal Supremo y casi seguro que voy a quedar inhabilitado y esta vez definitivamente y tengo además que encarar el proyecto del Tribunal de Cuentas a partir del 9-N. Por tanto es una decisión en firme e irrevocable”.

La Guardia Civil señala a Rovira y a Mas como los directores del plan soberanista

► El Tribunal de Cuentas embarga las casas de Mas, Homs, Ortega y Rigau por el 9-N

Además, Artur Mas ha explicado que ha recibido una notificación del Tribunal Supremo (TS) informándole de que está investigado en la causa del referéndum del 1 de octubre y que deberá ir a declarar en sede judicial en los próximos días.

Ha calificado de inverosímil e inconcebible que se le juzgue por el referéndum del pasado octubre, y ha recordado que esta notificación se suma a las causas que tiene abiertas por la consulta del 9 de noviembre de 2014.



Fuente: La Razón

Sobre

Ver también

Rull y Turull comunican a Torra que quieren tomar posesión como consejeros

Los exconsellers de la Generalitat Josep Rull y Jordi Turull han comunicado hoy al presidente …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − nueve =

Close
Síguenos en: