Inicio / Deportes / Balandin, un campeón olímpico que se pasea por Málaga

Balandin, un campeón olímpico que se pasea por Málaga

En el Open de Málaga hay dos campeones olímpicos participando. Uno de ellos es Mireia Belmonte, la única española en activo en conseguirlo: fue oro en los 200 mariposa en los Juegos de Río de 2016. El otro es el kazajo Dimitry Balandin (1995), que esta tarde de domingo nadará la final de los 200 braza, a la que llega con el mejor tiempo y el récord de los Campeonatos obtenido en la jornada inaugural.

 

Todo lo que rodea a Balandin es hermético. Él y sus técnicos no hablan inglés y apenas se comunican con el resto de participantes y asistentes al Centro Inacua de Málaga. La historia de Balandin es tan inusual como meritoria. Empezó a nadar a los seis años y sus entrenadores ya le dijeron a sus padres que se dedicara este deporte profesionalmente, pues le vieron facilidades para practicarlo. El chico, natural de Almaty, empezó con 12 años a dedicarse a tumba abierta y no tardó en conseguir sus primeros éxitos.

 

El los Juegos Asiáticos de 2014 ganó tres oros en las pruebas de braza (50, 100 y 200) ante los japoneses, grandes dominadores desde siempre de este estilo tan técnico y diferente. Rozó la gloria en el Mundial de Kazán, de 2015. En el país vecino fue cuarto en los 200. Y en esa misma prueba, en los Juegos de Río, un año después, fue en la que alcanzó el oro. Nadó por la calle ocho, con el peor tiempo de los finalistas, pero sorprendió a todos con la victoria, primera medalla de la historia de la natación kazaja.

 

“Es el más grande honor y lo más grande que le puedo dar a mi país. Estoy muy orgulloso de eso. Y es historia porque no había medallas en natación en Kazajistán, así que estoy muy feliz de ser el que la obtenga”, comentó en su momento, mientras señaló que “seguro que en mi país esta noche todos han ido a beber”.

 



Fuente: AS

Sobre

Ver también

El futuro de Sainz no depende de sus resultados en Renault

A veces hay tantas hipótesis que se entra en el territorio de la extravagancia. Porque …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =

Close
Síguenos en: