Inicio / Música / Basura blanca con el alma rota

Basura blanca con el alma rota

Hay que ponerse en su lugar. ¿Cómo se comporta una sociedad que cree que camina hacia la extinción? ¿Qué harían ustedes si la gente con su acento fuera menospreciada, si sus valores ofendieran a los demás y el paro se extendiera como una plaga? Seguramente quieran darle un volantazo al mundo, probar algo drástico. Algo así le ha sucedido a los «hillbillies», americanos descendientes de irlandeses y escoceses (pueblos de segunda entre los colonos, por cierto) que se adaptaron con facilidad a la inmensa cordillera de los Apalaches, en el este de EE UU. Nunca han dejado de ser «hombres de segunda», aunque tampoco es que eso les importase. Se refugiaron en las montañas y en sus costumbres, en su manera de hacer justicia y de interpretar las señales de Dios. Hasta que su propia denominación, «hillbilly», se convirtió en un insulto dentro de su país. Durante las últimas décadas, las comunidades blancas del ámbito rural han sido las más castigadas por la pérdida de empleos y el abandono social. Según los resultados de las últimas elecciones, en esas ciudades medianas y pequeñas arrasó Donald Trump y gracias a ellos es hoy el presidente. J. D. Vance nació y creció como un paleto hasta llegar a Yale, donde se licenció en Derecho, y después a Sillicon Valley, lugar enel que dirige una empresa de inversión. En un libro de memorias plasma cómo es sentir que caminas hacia el precipicio.

«Quizá sea blanco, pero no me identifico con los Wasp (blancos anglosajones y protestantes) del Nordeste. En cambio, sí lo hago con los millones de americanos de clase trabajadora que no tienen un título universitario. Para esa gente, la pobreza es una tradición familiar: sus antepasados fueron jornaleros en la economía esclavista del sur. Después de eso, aparceros y posteriormente mineros del carbón. Con el tiempo, maquinistas y empleados de acerías. Los estadounidenses les llaman ‘‘red neck’’ (cuello rojo, literalmente: paleto, en español) o basura blanca. Yo los llamo vecinos, amigos y familia», escribe el autor en el prólogo. Vance nació en Jackson (Kentucky), pero su familia se mudó a trabajar a las acerías del norte, a Ohio –un lugar seductoramente llamado el «cinturón del óxido»–, donde cada día les hacían sentir que estaban «fuera de lugar». Su padre abandonó a su madre cuando era pequeño, pero la familia tenía dos presencias poderosas: sus abuelos, a quienes todos llamaban «mamaw» y «papaw», portadores de las esencias «hillbilly».



Fuente: La Razón

Sobre Nueva Teleindiscreta

La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Una apertura de temporada con imaginación

La temporada operística española empezó estos días con dos espectáculos que merecen un comentario. Se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + veinte =