Inicio / Vida Sana / Central de Carboneras, de depósito de ceniza a área reforestada

Central de Carboneras, de depósito de ceniza a área reforestada

La central térmica de Carboneras funciona en la provincia de Almería desde mediados de los años 80. Cuando se diseñó la central, la escombrera, o lo que es lo mismo la zona donde se depositan las cenizas volantes de la combustión de carbón, se sitúo al lado de la explotación porque siempre se procura que tanto las instalaciones como su actividad causen el mínimo impacto posible. Además, «el hecho de estar en el entorno del Parque Natural Cabo de Gata nos obliga a ser aún más cuidadosos con el medio ambiente», explica Juan Luis Redondo, director de la central térmica propiedad de Endesa. Es por esto que la compañía eléctrica decidió hace tres años recuperar para la naturaleza ese terreno; una restauración tan exitosa que les ha valido el reconocimiento del Club de Excelencia en Sostenibilidad. Hace tan sólo unos días recogían este galardón que reconoce cada año las buenas prácticas empresariales en el ámbito de la gestión de la Biodiversidad.

La superficie restaurada alcanza los 40.000 m2, y es precisamente su extensión parte del gran éxito de esta iniciativa. El otro, y principal motivo, es que durante todo el proceso se ha imitado a la naturaleza. «No hay diferencia entre la zona restaurada y la otra», afirma Redondo. Los trabajos de rehabilitación del llamado proyecto Sebieco, se iniciaron en 2012, aunque los primeros estudios sobre una posible intervención empezaron en 2008 gracias a la colaboración de Endesa con los investigadores de Conservación de la Universidad de Almería y el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura. Antes de comenzar los trabajos de campo, se tuvo que analizar qué especies era necesario utilizar para repoblar la zona, debido a la dificultad añadida de la climatología extrema de Almería: se trata de una tierra semi árida, en la que el nivel de precipitaciones no supera los 200 ml anuales. «Lo realmente interesante de esta restauración es que se han usado plantas de la zona, es decir, que se ha aprovechado la propia fuerza de la naturaleza. Esa es la auténtica restauración ecológica, hacer que cicatrice un sistema influido por la actividad humana, pero que lo haga de forma autosostenible, sin necesidad de riego adicional más allá de la fase inicial», explica Juan Mota Poveda, miembro del departamento de Biología y Geología de la Universidad de Almería.

Para el investigador, con gran experiencia en el campo de la restauración ecológica, una actuación como la de Endesa es bastante novedosa y experimental ya que, aunque se habla de estas técnicas desde hace 30 años, hace relativamente poco tiempo que se empieza a actuar de forma más respetuosa e integradora con el ambiente, no sólo en España sino en todo el mundo. «Hasta hace no mucho se iba al vivero y se compraban pinos para zonas en las que la vegetación local no tenía nada que ver. Afortunadamente, eso ha cambiado y por fin se entiende que la restauración es poner de nuevo en funcionamiento un sistema natural con los elementos que había. Si la zona alberga plantas más humildes son éstas las que hay reintroducir. Por entenderlo más fácilmente es como restaurar el cuadro del Guernica queriendo poner la cabeza del caballo siguiendo la estética de Velázquez. No tiene sentido», explica Mota.

Una vez seleccionadas las especies se llevaron a cabo dos trabajos. Primero, se consiguieron las semillas de las tierras de los alrededores y se llevaron a vivero para que germinaran y contaran con cuidados especiales durante los primeros seis-ocho meses de vida. Cuando las plantas crecieron lo suficiente se plantaron en los terrenos que se habían preparado en el mismo periodo. «Los trabajos de adecuación del terreno fueron sencillos; requería mover los terrenos y suavizar su perfil para estabilizarlo morfológicamente. Después se añadió tierra vegetal de unos 40 cm de espesor para que los ejemplares agarrasen.

Durante el trabajo de campo, que duró un mes y medio, se plantaron cerca de 28.000 ejemplares de unos 25-30 especies diferentes; entre ellas retamas, romero, tomillo de la zona de Almería, limonium y un pariente del girasol que sólo se da en esta zona. «Sobre una base de esparto se han ido añadiendo otras especies como, por ejemplo, la albaida, que fija nitrógeno en el suelo y que es muy buena para restaurar antes de poner especies de tipo arbóreo», detalla Mota. Incluso se aprovechó para invitar a los colegios de la zona a participar en los trabajos durante una jornada que sirvió a los alumnos como clase experimental de botánica.

También se contó con una técnica novedosa que asegurase la supervivencia de las plantitas sobre el terreno durante el primer año, el periodo de mayor vulnerabilidad. Se utilizaron incubadoras de agua, es decir, depósitos de un metro cuadrado aproximadamente que aprovechan la humedad del ambiente, el rocío o las precipitaciones para almacenar agua y hacerla llegar a los ejemplares. «A pesar de la climatología, en Almería hay días con porcentajes de entre el 90 y el cien por cien de humedad», explica Redondo. Tras esta primera repoblación, se llevó a cabo una segunda fase de plantación para ganar densidad, de manera que se «consiguiera una planta por cada metro cuadrado. «En esa segunda fase se añadieron otros 12.000 ejemplares, a partir de las propias semillas de la zona restaurada. Ya de paso se comprobó qué especies y ejemplares se habían adaptado mejor al ambiente»”, matiza el director de la central.


Fuente: La Razón

Sobre Nueva Teleindiscreta

La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

16.000 mujeres mueren al año por ictus, más del doble que por cáncer de mama

El ictus constituye en la actualidad en la primera causa de muerte de la mujer …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 6 =