Construcción: 2019, el año para olvidar de la construcción española

Construcción: 2019, el año para olvidar de la construcción española


La desaceleración económica, el parón de la compraventa de viviendas y la subida de precios en zonas estratégicas están pasando factura al sector de la construcción. Uno de los indicadores que lo confirma es la producción del sector, que comenzó el año encadenando dos meses de crecimiento negativo. En enero la actividad se contrajo el 2,6%, mientras que en febrero el descenso fue del 0,9%, según los datos de Eurostat.

La caída se agudizó en el mes de septiembre. España sufrió un descenso del 10% respecto al año anterior, y se convirtió en el país de la Unión Europea con peores resultados. Por encima de nosotros terminaron países como Rumanía (+28,9 %), Hungría (+17,8 %) o Bulgaria (+6,9 %).

Hay más datos que confirman el parón del sector. El Indicador del Clima de la Construcción que elabora el Ministerio de Industria Comercio y Turismo desvela que las expectativas del empleo en el sector y la cartera de pedidos han empeorado a partir del quinto mes del añoEl ICC de mayo retrocedió el 17,3% frente a los 3o días anteriores, y se dejó un 26,1% en su comparativa anual.

El último dato conocido es igual de desalentador. El saldo del ICC de noviembre se situó en un nivel de -12,3 puntos para España, con los tres subsectores en negativos. La construcción de edificios cerró el mes en -25,7 puntos, mientras que en la obra civil y las actividades especializadas dejaron atrás los valores positivos para bajar hasta los -1,5 puntos y -3,5 puntos respectivamente.

Visados de obra nueva 

Las solicitudes de visados para construir nuevas viviendas también han moderado su ritmo de crecimiento a lo largo del año. El declive comenzó en mayo y siguió hasta junio y julio con descensos interanuales del 2%. Sin embargo, las peores cifras fueron las de agosto: sólo se tramitaron 5.114 peticiones. El verano se cerró con un desplome del 14,1% de las solicitudes, el dato más bajo desde diciembre de 2014. Por tipo de vivienda, la peor parte se la llevó la construcción de bloques, con un descenso interanual cercano al 18%. Agosto fue un mes para olvidar.

En el acumulado de enero a septiembre se han gestionado 81.957 peticiones, lo que supone un 8,8% más que el año anterior, según los datos del Ministerio de Interior. Sin embargo, el resultado está muy por debajo del avance del 18,9% registrado en el primer trimestre del año. La brecha supera el 10%.

El objetivo del sector es despedir el año con 100.000 solicitudes de obra nueva, aunque la meta cada vez parece más complicada teniendo en cuenta la mala evolución del año. A ello hay que sumarle las medidas pueda adoptar un futuro Gobierno liderado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.


Deja un comentario

3 × tres =