Home / Deportes / Cuando Fernando Sanz fichó a Muñiz para el Málaga por 90.000 euros

Cuando Fernando Sanz fichó a Muñiz para el Málaga por 90.000 euros

Se puede decir que Juan Ramón Muñiz es uno de los entrenadores más importante en la historia del Málaga Club de Fútbol. Y sin embargo casi nunca gozó del fervor de la afición. ¿Por qué? Pocas veces se ha dado el caso de que un adiestrador que salvó a un equipo de irse a Segunda B, le ascendió a Primera y le salvó de bajar con escasos mimbres haya sido tan censurado por una hinchada. No se le recuerdan declaraciones subidas de tono. Pero la gente es soberana. Su fútbol jamás gustó.

El asturiano ha estado vinculado con el Málaga en cuatro etapas distintas. La primera fue en la temporada 2003-04 como ayudante de Juande Ramos en un ejercicio recordado por el 5-1 al Barcelona con tres goles de Salva Ballesta.

Su segunda etapa, primera como entrenador, arrancó en la campaña 2006-07. Un Málaga en Segunda que en la jornada 10 despidió a Marcos Alonso porque la dinámica era penosa. Fernando Sanz, entonces presidente, decidió fichar a Juan Ramón Muñiz tras pagar al Marbella, que entonces iba como un cohete, 90.000 euros de traspaso. Muñiz se trajo de este equipo a Raúl Gaitán y Apoño. También al reputado y prestigioso Fernando Gaspar, experto en preparación física. El Málaga se salvó del descenso a Segunda B tras un angustioso empate contra el Cádiz.

En la temporada siguiente, con un equipo concebido para no pasar apuros en Segunda y con la economía ajustada por la Ley Concursal, ascendió a Primera. Ni por esas la grada le indultó y hasta pidió su cabeza tras un 4-6 contra el Hércules. Tras consumarse el ascenso se fue al Racing dejando como patrimonio jugadores como Jesús Gámez, Weligton, Antonio Hidalgo o Eliseu. Antecedentes del Málaga de Champions.

Tras un año en Santander volvió a La Rosaleda. Con el segundo presupuesto más bajo de la categoría (27,7 millones de euros) obtuvo una agónica permanencia tras empatar, 1-1 contra el Real Madrid gracias a un gol de Duda. Una vez consumada la salvación, la grada coreó. “Ahora más que nunca, Muñiz vete ya”. En el verano de 2010 Abdullah Al Thani compró el Málaga y su primera decisión fue cesar al entrenador pese a que tenía otro año de contrato.

Su tercera etapa como entrenador (cuarta en este equipo) no ha terminado como hubiera deseado. Pese a ello hay que valorar que Muñiz ha conseguido detener la caída de un equipo que descendió de manera vergonzosa a Segunda. Pero la afición siempre le ha reprochado su fútbol poco vistoso y antipático.

Acusado de ‘amarrategui’, ‘conservador’ y ‘aburrido’, siempre ha sido un gran gestor de vestuarios, con merecida fama de ‘no casarse con nadie’ y de tratar a todos sus futbolistas por igual. Una de sus más grandes cualidades ha sido su valentía a la hora de apostar por la cantera y de sacar un gran rendimiento a jugadores aparentemente defenestrados, una cualidad que aprendió de Juande Ramos. En la cuestionada temporada 2009-2010 llegó a tener en la plantilla a 17 canteranos, de ellos 11 subieron ese mismo año al primer equipo ¡ Alguno de ellos como Juanmi o Portillo dejaron bastante dinero en la tesorería.

En esta ocasión también ha dejado herencia. Jack Harper, que el año pasado no era titular indiscutible en Tercera División con el Atlético Malagueño dejará 1’5 millones de euros cuando se consume su marcha al Getafe. Iván Rodríguez, Hicham, Keidi Bare, Hugo Vallejo, Abqar, Iván Rodríguez o Iván Jaime, patrimonio de futuro. Pero es la segunda vez que Al Thani le despide. 



Fuente: AS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + siete =