Inicio / Deportes / Cyborg se doctora ante Holm y Khabib reclama su oportunidad

Cyborg se doctora ante Holm y Khabib reclama su oportunidad

Cris Cyborg pidió durante meses jugarse su título del peso pluma ante Holly Holm. La brasileña estaba ávida de retos y la veía como la única luchadora en la compañía que podía meterla en problemas. No le falló. Holly Holm ratificó su calidad y la campeona se doctoró. Batalla épica, se vio sufrir por primera vez a Cyborg y ganar cuando las cosas se torcían. Ahora sí, Cyborg puede gritar bien alto que es campeona indiscutida, no se atisba rival que le pueda dar un susto.

Holm estuvo cerca de hacerlo de inicio. Un golpe envió a la lona a Cyborg, nunca se sabrá si fue por daño o por un tropezón, pero Holm se vino arriba y apretó a la campeona. Durante los dos primeros asaltos Cyborg no estuvo cómoda, se le notaba y aunque llegaba con manos muy duras, no tenía buena cara. Holm sabía que estaba ante su momento y lo intentó todo, pero en el tercer asalto la pelea cambió. Los golpes empezaron a pasar factura a la aspirante, que tuvo que bajar minimamente su ritmo. Lo justo.

Cyborg salió a morder. La acorraló contra la reja y empezó a lanza rodillazos de Muay Thai. A esos golpes había que sumarle los reiterados puñetazos que conectaba cada vez que había un cruce. Destacando el final del primer asalto, en el que Holm demostró que además de tener calidad y atesora una importante capacidad de encajar golpes. Tremendo el castigo que recibió. En los dos siguientes rounds Cyborg fue el martillo que se esperaba. No dio opción, aunque Holm nunca bajó los brazos y llegó con decisión y dureza. Las cartulinas se decantaron del lado de Cyborg, quien por fin tuvo su examen. Se doctoró en Las Vegas.

Khabib Nurmagomedov: exhibición y órdago por el título

Incontestable. Ese es el adjetivo que mejor define el combate que Khabib Nurmagomedov firmó en el UFC 219. El ruso era favorito, pero tenía un rival complicado como Barboza. No fue un problema, lo anuló desde el primer minuto. El brasileño salió a buscar sus temidas patadas, Khabib las bloqueó y fue a lo suyo: directo a por su rival, a taparle los huecos y ahogarle. Cuando el oxígeno le hacía falta a Barboza, Khabib iba al suelo y apretaba a su rival contra la reja. En ese punto comenzaba su recital: presión y percusión. Sin piedad.

La estratégia la repitió en los tres asaltos de su combate. En el último le dio algo más de chanza, pero Khabib se quitaba las patadas de Barboza con un mínimo balanceo. El brasileño había encajado una paliza descomunal y bastante tuvo con resistir. Khabib demostró que de momento no ha encontrado un rival que le haga sufrir y por ello lanzó un claro órdago a los dos campeones del peso ligero: “Si la UFC me da una hora de descanso podría pelear con McGregor (campeón absoluto) o Ferguson (campeón interino) esta noche“, espetó con su habitual peluca rubia en su cabeza. Khabib no tiene techo.



Fuente: AS

Sobre

Ver también

El Giro de Italia necesita un valiente

Hay tres tipos de aficionados que pueden acercarse a un deporte. Está el seguidor fiel …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − seis =

Close
Síguenos en: