Home / Noticias / España / Debate Atresmedia, Sánchez pierde el debate ante la presión de Casado

Debate Atresmedia, Sánchez pierde el debate ante la presión de Casado

El debate de Atresmedia celebrado esta noche ha puesto de manifiesto la tensión entre los cuatros candidatos a la Presidencia del Gobierno a menos de cinco días para las elecciones generales. El nerviosismo de Pedro Sánchez ha quedado demostrado desde los primeros momentos del encuentro que ha comenzado su intervención acusando a Pablo Casado y Albert Rivera de «mentir» al acusarle de pactar con los independentistas. “Las mentiras vuelan entre el señor Casado y el señor Ribera y cada vez se parecen mas a la ultraderecha”, ha llegado a decir. “»Yo no he pactado con los independentistas. Es falso. No es no y nunca es nunca», ha subrayado Pedro Sánchez para replicar a Pablo Casado.

«Aquí las mentiras vuelan entre Casado y Rivera y al final uno no sabe cuáles son porque cada vez se parecen más, y cada vez se parecen más a la ultraderecha», ha manifestado el líder del PSOE.

Sánchez ha añadido que aunque ambos puedan «repetir» una mentira su pacto con los independentistas catalanes es «falso» y ha agregado: «Falso es falso, no es no y nunca es nunca, que quede claro».

La presión ejercida por el líder del PP ha dejado fuera de juego en muchos momentos al candidato socialista, al que ha acusado de blanquear el terrorismo y el separatismo por «un puñado de escaños», mientras que éste le ha respondido que no va a aceptar «ninguna mentira» que no ha pactado con los independentistas y que «por eso estamos aquí».

Durante el bloque relativo a la situación de Cataluña, el líder popular ha atacado duramente al candidato socialista al asegurar que, mientras que el PP es el «antídoto contra el separatismo», el socialista «solo es la guarnición del plato principal que Sánchez está preparando y es que mande Torra, Puigdemont, Iglesias y Otegi».

El debate en Atremedia ha comenzado con las preguntas de Ana pastor y Vicente Vallés a los cuatro candidatos.

El primero en responder a las cuestiones planteados por los periodistas ha sido al candidato del PSOE, Pedro Sánchez, que ha asegurado «no está en sus planes» pactar con Ciudadanos, un partido que, según ha subrayado, ha puesto un cordón sanitario al PSOE y que, si suma con PP y Vox, «hará lo mismo que ha hecho en Andalucía».

Además, Sánchez ha llamado a concentrar el voto en el PSOE para impedir que «las dos derechas y la derecha ausente» puedan sumar una mayoría parlamentaria.

También ha señalado que su intención es ganar las elecciones y proporcionar a España estabilidad durante cuatro años con un gobierno del PSOE al que se incorporen independientes progresistas de prestigio, como el que ha dirigido los últimos diez meses.

Por su parte, el candidato de Cs a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, preguntado por qué no tiene claridad sobre un pawcto con VOX ha asegurado que es el único candidato que claramente ha dicho con quien quiere pactar y ha vuelto a tender la mano al PP para formar un Gobierno de coalición si dan los números.

Rivera ha dejado igualmente claro que con Sánchez y los separatistas «no va ni a la vuelta de la esquina».

Sobre la posibilidad de que Vox entre en un eventual Ejecutivo de Ciudadanos y el PP, Rivera se ha defendido argumentando que en el pacto que tienen en el Gobierno de Andalucía no hay ninguna otra fuerza más, refiriéndose a la ultraderecha

En respuesta a la primera pregunta en el debate de Atresmedia sobre los pactos postelectorales, el candidato del PP, Pablo Casado, ha recriminado a Ciudadanos el haber «perdido la oportunidad» de optimizar esfuerzos en un voto unido, al haber rechazado un acuerdo antes de las elecciones y ha asegurado que su partido es el único que no ha pactado con Sánchez.

Además, Casado ha acusado a Pedro Sánchez de ser como una «matrioska», una muñeca rusa, con partidos como Podemos, independentistas catalanes y Bildu dentro, y le ha advertido sobre Arnaldo Otegi, al decir que «una persona experta en secuestros es capaz de pedir rescate a cambio de todo».

Casado se ha mostrado dispuesto a acordar un Gobierno tanto con Ciudadanos como con Vox, aunque puede ser a través de un pacto de investidura o de legislatura, por eso ha dicho que habrá que preguntarle a la formación que preside Santiago Abascal si va a estar dispuesto a apoyar un gobierno del PP.

Ha insistido en que lo necesario es dar estabilidad al gobierno después de los últimos años de inestabilidad a causa del multipartidismo y ha situado al PP como «la única alternativa» a un Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Por su parte, el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha insistido en que su prioridad es entrar en un gobierno con los socialistas después de las elecciones y ha dicho que «lo primero será acordar un programa, antes de hablar de ministerios».

A la pregunta de si exigirá ministerios para apoyar un gobierno de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias ha dicho que «lo razonable» es buscar acuerdos para trabajar juntos.

También ha dicho Pablo Iglesias que las elecciones ya no van solo de vencer sino de «convencer» al resto de partidos, como en su opinión demuestra que ni Inés Arrimadas (Cs) ni Susana Díaz (PSOE) pudieron gobernar en sus respectivas autonomías -Cataluña y Andalucía- pese a quedar primera fuerza.

Pablo Iglesias también ha dicho que «vamos a ver quién gana», cuando le han preguntado si apoyará un gobierno del PSOE, ya que, ha ironizado, «quien entra en la curia como papa acaba saliendo como cardenal».

Uno de los momento más tensos del debate se ha vivido durante una intervención del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que, aprovechando el día de Sant Jordi, ha “regalado” a Pedro Sánchez una copia de su polémica tesis doctoral, “que nunca ha leído”, según ha asegurado Rivera. Sin embargo, el secretario general del PSOE venía preparado y ha contestado a su oponente entregándole el libro de Fernando Sánchez Dragó sobre Santiago Abascal, “La España invertebrada”.

«He traído un libro que usted no ha leído, es su tesis doctoral», ha dicho Rivera. El líder de Ciudadanos ha llegado a poner el ejemplar sobre el atril de Sánchez y ha mencionado que un software antiplagio detectó en el texto un nivel de plagio del 21 por ciento.

«Lea el de Abascal», le ha respondido Sánchez, entregándole el libro que éste ha escrito con Fernando Sánchez Dragó, mientras Rivera le decía que le veía «nervioso». «No quiere que digamos que pactó con los independentistas o que tiene una tesis que es mentira, que juzguen los ciudadanos que nos ven si miente o no miente», ha remachado.

Albert Rivera y Pablo Iglesias, líderes de Ciudadanos y Podemos, también se han enzarzado en un tenso cruce de declaraciones tras tocar varios temas, especialmente en el ámbito de la vivienda. Al poco de comenzar el debate, Iglesias ha pedido «que no se trate mal a los espectadores, con insultos e interrupciones», a lo que Rivera contestó: «¿Qué eres, el árbitro aquí?». Tras tocar uno de los temas más fervientes para Podemos, la vivienda, el líder de los naranjas expresó que «Podemos favorecerá la okupación» y que «bajo su mandato, la propiedad privada de Iglesias quedará asegurada». Ante eso, Pablo Iglesias contestó que «era un tema muy serio» y propuso varias propuestas que Rivera interrumpió. Ante eso, el líder de los morados le dijo que «era un maleducado» por usar la «técnica de interrumpir todo el rato», le ha pedido que no sea tan «impertinente «y que «estaba seguro que muchos votantes de Ciudadanos detestaba el comportamiento de Rivera».

Por su parte, los líderes de PP, Pablo Casado, y el de Ciudanos, Albert Rivera, han protagonizado también duros enfrentamientos sobre diversas cuestiones, como las pensiones, los impuestos, o la eutanasia.

Si en el debate de ayer en RTVE Casado evitó confrontar con Rivera, a quien ve como su posible socio de Gobierno frente al «adversario» Sánchez, hoy no ha eludido replicar a las críticas del líder de la formación naranja, que se ha proclamado el «presidente de las familias».

Un ámbito en el que Casado se ha erigido varias veces en defensor, así como en la rebaja fiscal, por lo que ha rechazado las críticas de Rivera en esta sentido. Incluso ambos se han enzarzado en un rifirrafe al llegar al tema de la vivienda, en el que ha llegado a mediar la moderadora Ana Pastor.

Pero además Rivera ha lanzado a Casado el reto de llegar a un acuerdo para regular la eutanasia porque «el dolor no entiende de ideologías ni la caridad tampoco», ha advertido al líder del PP, al que ha avisado de que si quiere llegar a acuerdos en el Parlamento hay que regularla.

A Casado no le ha hecho gracia que el líder de la formación naranja haya introducido este tipo de cuestiones «morales» para «rascar unos cuantos votos» y ha asegurado que el PP ya ha sido «pionero» en regular la muerte digna en las comunidades de Madrid, Galicia y Castilla y León.

También ha mostrado Rivera claramente su desacuerdo con Casado sobre la ley del aborto, hasta asegurar que la intención del presidente de los populares de volver a la ley del 85 les «distingue» porque su partido cree que la normativa actual es «razonable» y debe mantenerse.

El enfrentamiento entre Casado y Rivera sobre las pensiones y los impuestos ha sido aprovechado por Pedro Sánchez para reprocharles: «ya están con las primarias de la derecha, a ver quién dice la mayor barbaridad».



Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 12 =