Desaparición Blanca Fernández Ochoa: La Policía mantiene que el coche estaba en Cercedilla desde el día 25 de agosto

Desaparición Blanca Fernández Ochoa: La Policía mantiene que el coche estaba en Cercedilla desde el día 25 de agosto


Según ha podido saber Teleindiscreta los datos emergentes de la investigación sobre la desaparición de Blanca Fernández Ochoa coinciden con la hipótesis que manejaban desde el principio. El día de su desaparición, el 24 de agosto, la ex medallista detuvo su coche en un supermercado de Pozuelo – cuando la ex deportista iba camino a Cercedilla (Madrid)– donde compró alimentos. Y los agentes de la Policía Nacional mantienen que, al menos, llegó a la localidad madrileña de la sierra el día 25.

Esta mañana la Policía Nacional ha multiplicado sus efectivos para buscar a Blanca Fernández Ochoa en Las Dehesas y las zonas aledañas. Los 50 policías de la búsqueda se duplicarán hasta superar el centenar y se incorporan unidades de caballería, lo mismo que en el caso de la Guardia Civil, además de perros que rastrean los pasos de Blanca Fernández Ochoa tras oler las sandalias que los agentes encontraron en el vehículo de la ex esquiadora.

La Policía informa, además, que se trata de una desaparición voluntaria de Blanca y no descartan encontrarla con vida a pesar de que las opciones son reducidas. Entre tanto la investigación sigue su curso y se analiza el coche de Blanca Fernández Ochoa en las dependencias de la policía en Canillas.

Y aún restan por aclararse tres grandes interrogantes de la desaparición. Pese a que uno de los guardias del parque natural y varios testigos mantienen que el coche de Blanca no estaba aparcado en Cercedilla el día 29 de agosto, la Policía avanzó hace unas horas que creen que estaba allí desde al menos el 26. Hoy sabemos que los investigadores mantienen que el coche de Blanca estaba al menos aparcado en Cercedilla desde el día anterior, el 25 de agosto, lo que descartaría cualquier otra hipótesis que no sea la de que la esquiadora eligió aislarse en el monte y quizá sufrió un accidente. De hecho más testigos inciden en que el coche llevaba allí al menos una semana.

La otra gran incógnita era el trayecto que hizo Blanca antes de que la vieran por última vez el día 24 de agosto. Hasta ahora se sabía que su familia alarmada porque llevaba cinco días sin responder al teléfono, encontró el aparato en su vivienda y decidieron denunciar el día 29.

La policía rastreó su coche desde entonces sin éxito y un día después pedía ayuda a la ciudadanía para localizar el vehículo que les llevaría hasta la esquiadora. Ahora fuentes cercanas al caso confirman que entre tanto, y de camino a Cercedilla, Blanca Fernández Ochoa se detuvo en un supermercado de Pozuelo para comprar alimentos.

Un dato que da oxígeno a las esperanzas de la familia hoy en el segundo día de búsqueda. Si ayer se rastreó principalmente las zonas que marcaron los familiares como las frecuentadas por la ex medallista, hoy la búsqueda se dirige directamente por los responsables del grupo de homicidios y desaparecidos de la Jefatura Superior de Policía de Madrid




Deja un comentario

2 + diecinueve =