Inicio / Ciencia / Dos regiones cerebrales participan en la toma de decisiones

Dos regiones cerebrales participan en la toma de decisiones

Las decisiones que tomamos cada día son el resultado de un compromiso entre dos regiones cerebrales que valoran las ventajas posibles y el esfuerzo mental necesario para la elección final. Demasiadas opciones nos abruman y perjudican la mejor decisión: el cerebro prefiere elegir entre 8 y 15 posibilidades. Dos regiones cerebrales participan en la toma de decisiones Una investigación desarrollada en el Instituto Tecnológico de California (Caltech) ha descubierto que dos zonas del cerebro están claramente implicadas en la toma de decisiones: el cuerpo estriado y el córtex del cíngulo anterior.
Cada elección que tomamos es el resultado de una interacción entre estas dos zonas del cerebro y de un compromiso entre la recompensa potencial que podemos obtener de ella, y el esfuerzo mental necesario para evaluar las opciones posibles.
El cuerpo estriado está constituido por un grupo de estructuras que forman parte de los ganglios basales, implicados en una serie de funciones como la regulación de los movimiento…
Tendencias 21 (Madrid). ISSN 2174-6850

Fuente: Tendencias 21

Sobre Nueva Teleindiscreta

La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

En el espacio del silencio: notas sobre “Y habrá fuego cayendo a nuestro alrededor”

En un contexto cultural de saturación discursiva, hacer silencio se ha convertido en necesidad. ¿Qué mejor recordatorio de ello que el espacio de un poema? “Y habrá fuego cayendo a nuestro alrededor” (Amargord, 2018), del poeta peruano Mario Pera, encarna en parte esa tentativa, al mostrar los límites del lenguaje para pensar aquello que los excede. Su obra es un ejemplo más de que, al otro lado del Atlántico, proliferan apuestas poéticas que merecen una mayor atención crítica. Por Arturo Borra. ¿Cómo se poetiza en el espacio del silencio si no es mediante el lenguaje? Por más paradójica que pueda resultar esa tentativa, en un contexto cultural de saturación discursiva hacer silencio se ha convertido en necesidad. Incluso si ese silencio necesariamente se conjuga con el lenguaje (sin perder su diferencia), ¿qué mejor recordatorio de ello que el espacio de un poema? Frente al vértigo atronador del presente, el silencio en la escritura poética podría ser l... Tendencias 21 (Madrid). ISS..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 13 =