Inicio / Deportes / Ducati, el cachorro que se transformó en bestia

Ducati, el cachorro que se transformó en bestia

A principios del siglo XX, la ciudad italiana de Bolonia vivía prácticamente por y para la radio. Ese invento que había patentado Guillermo Marconi, nacido allí, aunque con el tiempo las investigaciones hayan atribuido el mérito del hallazgo a Nikola Tesla. En cualquier caso, Marconi creó escuela en su ciudad natal.

Al calor de este fenómeno, en 1924, un estudiante de física llamado Adriano Cavalieri Ducati había logrado una conexión de radio entre Italia y América con un dispositivo de ondas cortas diseñado por él mismo. Era hijo de un ingeniero industrial, Antonio Cavalieri Ducati, y hermano de Bruno y Marcello Ducati. La familia fundó en 1926 la compañía Societá Scientifica Radio Brevetti Ducati, una sociedad dedicada a la fabricación de componentes a escala industrial para radiotransmisores. Sus patentes les permitieron un crecimiento considerable en los años siguientes, abriendo sucursales en ciudades como Londres, París, Nueva York, Sidney o Caracas, y construyendo a partir de 1935 una fábrica en Borgo Panigale, a las afueras de Bolonia. El objetivo era crear el gran centro industrial de Bolonia. Los años les acabalarían dando la razón, no sin dificultades.

Esta nueva instalación quedaría reducida a cenizas durante la Segunda Guerra Mundial. Las tropas alemanas habían llegado a Bolonia en 1943, y ocuparon la fábrica de Ducati a sabiendas de su potencial industrial. Esto convirtió a la planta en un objetivo de los bombardeos de los aliados, algo que acabó sucediendo el 12 de octubre de 1944 en la operación Pancake. A la conclusión de la guerra, los hermanos Ducati invirtieron grandes sumas de dinero por devolver la actividad y la rentabilidad a la empresa, pero se dieron cuenta de que continuar con el modelo de negocio que les llevó al éxito hasta antes de la guerra ya no era suficiente para recuperar el terreno perdido, algo que también había sido aconsejado por el Instituto para la Reconstrucción Industrial, un órgano del gobierno que en las décadas posteriores a la guerra absorbió a un buen número de industrias.

La mecánica sería el nuevo elemento de producción. Y el primer elemento de este tipo en entrar en la fábrica de la nueva Ducati fue, en 1946, el Cucciolo (cachorro, en castellano) que había sido inventado por Aldo Farinelli y que hasta entonces fabricaba la automovilística Siata. Era un pequeño motor de 48 centímetros cúbicos y dos marchas que podía ajustarse sin problema al marco de una bicicleta y motorizarla. Pronto los técnicos de Ducati se dieron cuenta de que podían mejorar ese motor. Lo hicieron con la segunda versión, y en 1948, lanzaron la primera realizada al 100% por Ducati, con una caja de cambios de tres velocidades y mejor lubricación. Ese mismo año, los hermanos Ducati dejaron la empresa en manos de la administración estatal.

Esta apostó por profundizar en el transporte sobre dos ruedas, un tipo de movilidad asequible y eficiente que tuvo un gran auge en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. En 1952, Ducati lanzó su primer ciclomotor 100% fabricado en Borno Panigale, el Cruiser, con una mecánica de 175 centímetros cúbicos y transmisión automática. Un año después lanzó al mercado la Spartan, un modelo económico de 98 c.c. que también tuvo una versión de 125.

Pero si por algo han destacado las motocicletas Ducati es por su carácter deportivo. Algo que llegaría de la mano del ingeniero Fabio Taglioni, seguramente la persona que le imprimió el carácter que hoy tiene esta marca. Desde 1954, trabajó 40 años en la empresa y diseñó cerca de 1.000 motores, desde los de menor cilindrada hasta los de competición. Fue contratado para, precisamente, encauzar el paso de Ducati a las carreras, algo que la propiedad consideraba esencial para ganar mercado. La primera creación de Taglioni fue la Ducati Gran Sport, con un motor monocilíndrico de 100 c.c., que ganó el Motogiro de Italia, el campeonato nacional de motociclismo, en 1955, 1956 y 1957. Su estética cautivó al mismo nivel que su rendimiento, y su creación es considerada como el inicio de la historia de la Ducati que se conoce hoy en día, dado que sirvió de base para los siguientes modelos de calle.

Pero si una invención cambió el rumbo de Ducati fue la aplicación de la desmodrómica a las dos ruedas. Otros ingenieros habían intentado aplicar esta técnica sin éxito. Consistía en sustituir los muelles que abrían y cerraban las válvulas de los motores por un sistema mecánico de apertura y cierre. Los muelles no rendían de forma eficiente a altas revoluciones, lo que limitaba su aplicación en motocicletas de alta cilindrada. Taglioni encontró una solución que patentó en 1956 y aplicó al modelo de carreras 125 Gran Prix Desmo, que arrasó a sus rivales. Desde 1967, que se aplicó por primera vez a un modelo de calle, si algo define a las Ducati además de su diseño espectacular es la desmodrómica. El retraso en su aplicación en las motos comerciales tiene su origen en la crisis del mercado que se vivió en Italia en los primeros años de la década de los 60.

Superada, Ducati siguió su escalada de innovación. En 1983, el grupo Cagiva adquirió la marca. Bajo su propiedad, apareció, en 1993, el modelo Monster, el mayor éxito comercial de la marca. En esos años, los modelos 851 y 888 llegan de las superbikes a los concesionarios. Convertida en ejemplo de excelencia técnica, Ducati pasa a ser propiedad de Audi en 2010.

Fuente: Cinco días

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

El derbi de esta noche manda en las portadas de Barcelona

El derbi que Barcelona y Girona disputarán esta noche en el Camp Nou, es el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: