Inicio / Noticias / España / El 93% de la «militancia» de ETA aprueba su disolución

El 93% de la «militancia» de ETA aprueba su disolución

El 93% de la militancia de ETA aprobó su disolución en una votación que contó con la participación de 1.077 votantes, según una comunicación interna hecha pública por la organización en la que se explican los datos del debate y votación que se ha llevado a cabo en el proceso de su desaparición, anunciado este pasado jueves.

En la comunicación interna que publican este domingo los diarios naiz.eus y Berria, recogida por Europa Press, se recoge que 997 militantes aprobaron la propuesta de la dirección de ETA, mientras que un 4% (47) se opuso y un 3% se abstuvo o votó en blanco (33).

Según este documento, la consulta se ha realizado entre todas las estructuras de ETA: en el “ámbito operativo, las cárceles, el exilio, los militantes ‘legales'”, entre otras. Además, el proceso de reflexión se ha extendido a otras personas a las que se consideraba “cercanas a ETA”, sin ser miembros de la organización, tal y como se explica en la comunicación interna, que indica que han acabado participando entre 2.500 y 3.000 personas. En esta comunicación interna de ETA se explica que, tras el censo confeccionado, tenían derecho a voto 1.335 militantes, pero 70 declinaron expresamente la posibilidad por razones diferentes. Así, la mayoría rechazaron votar porque “no se veían legitimados” para tomar esa decisión “debido a la escasa relación con la organización en los últimos años”, y algunos no quisieron participar porque “creían que la decisión ya estaba tomada”.

Además, los votos de otros 188 militantes no llegaron por motivos “fundamentalmente técnicos o ligados al tiempo”, añade esta comunicación interna, en la que se subraya que, en la reflexión previa a la votación, “en la mayoría de los casos mostraron una buena receptividad” hacia la propuesta.

Por otro lado, la última parte de esta comunicación interna subraya la actitud de la militancia en este proceso y la proyecta a futuro para indicar que “quienes han sido miembros de ETA tendrán que mantener en lo sucesivo la misma discreción que hasta ahora e idénticas medidas de seguridad, y actuar con lealtad hacia la decisión tomada por ETA y el proceso de liberación”. “La militancia tiene que seguir con firmeza y responsabilidad para hacer su aportación al impulso que requiere el movimiento de liberación en la nueva fase política”, añade.

En concreto, tres documentos han conformado el proceso de debate: uno con la propuesta política que es la que se ha sometido a votación y otros dos que han sido elaborados como “contexto” de esta reflexión, y en ellos se analizaba el proceso de liberación desde una perspectiva histórica, remontándose a siglos atrás, y se detallaba y hacía balance de lo ocurrido entre 2009 y 2017. La votación se ha realizado de manera integral, es decir, sobre la totalidad de la propuesta, y no por bloques.

Además, según la comunicación, fechada en marzo, la militancia ha podido hacer aportaciones y propuestas, en un proceso en el que se ha intentado primar la reflexión colectiva sobre la individual.

En la comunicación se precisa que desde el principio quedó “claro” que si la propuesta era validada se procedería a su materialización, mientras que, en caso de que hubiera sido rechazada, se hubiese abierto un nuevo proceso basado en “los argumentos mayoritarios”.



Fuente: La Razón

Sobre

Ver también

El Rey visita el «erasmus» policial de guardias y gendarmes en el colegio de Guardias de Valdemoro

Seiscientas horas conjuntas por la seguridad nacional. Durante nueve meses la Guardia Civil y 117 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − dieciseis =

Close
Síguenos en: