Inicio / Ciencia / El amianto sigue en las tuberías de agua potable

El amianto sigue en las tuberías de agua potable

La proliferación de noticias indicando que en una serie de vagones del metro de Madrid hay amianto ha causado preocupación a trabajadores y usuarios.
 
Al parecer algún trabajador del metro ha enfermado gravemente como consecuencia de la exposición a esta sustancia tan dañina. Tras las protestas la empresa habla de planes de retirada, urgentes, de ese amianto.
 
En medio del revuelo se habla de crear una comisión de investigación, pues parece que, contraviniendo la legislación, incluso se han vendido vagones con amianto a terceros países.
 
Para colmo, también ha trascendido que desde hace mucho tiempo en el metro de Madrid tampoco se realizan las preceptivas -y recomendables- pruebas de gas radón (un elemento radioactivo cancerígeno). 
 
Trágica historia
 
Por desgracia, España tiene una larga -y trágica- historia de exposición al amianto. Es conocida la historia de URALITA, que fabricaba diversos materiales de amianto-cemento (los que tenemos más edad recordamos las planchas de uralita cubriendo tejados).
 
Durante décadas, y cuando ya se sabía que el amianto era una sustancia peligrosa que producía severos problemas respiratorios (asbestosis) e inducía cáncer (concretamente mesotelioma de pleura -un cáncer inducido específicamente por la exposición a las fibras de amianto), centenares de operarios siguieron expuestos al amianto y -como era de esperar- muchos de ellos murieron.
 
Incluso hoy en día, en diversos lugares de España sigue quedando multitud de amianto-cemento, por ejemplo, en las tuberías de las redes de abastecimiento de agua potable a algunas ciudades.
 
Durante mucho tiempo se utilizó el amianto sin saber que se trataba de un material peligroso. Según parece, ya Alejandro Magno tenía una tela hecha de amianto que, para impresionar a quienes con él negociaban, arrojaba al fuego. Sus contrapartes se quedaban impresionados del poder del gran Alejandro, que conseguía que su tela no ardiese en el fuego.
 
Este ejemplo de Alejandro Magno ilustra muy bien las propiedades del amianto: es un material fibroso que tiene una extraordinaria resistencia al fuego. Así, el amianto se utilizó durante décadas como aislante térmico.
 
Los bomberos utilizaban trajes de amianto, los motores de los barcos se aislaban con amianto, e incluso muchos de los más viejos recordamos tostadores de amianto para poner directamente sobre el fuego.
 
Se utilizaron miles de toneladas de amianto, pues al ser un material fibroso y resistente, permitía desarrollar excelentes fibrocementos.



Fuente: Tendencias 21

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Proponen un sistema para detectar los agujeros de gusano

Los agujeros de gusano, hipotéticos túneles a través del espacio-tiempo que permitirían un viaje a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: