Inicio / Ciencia / El autismo altera el cerebro social de los niños

El autismo altera el cerebro social de los niños

Investigadores suizos han descubierto que los niños que padecen autismo muestran una alteración del cerebro social desde las primeras semanas de vida, lo que no sólo anticipa la aparición de este trastorno años después,  sino que también puede prevenirlo con estímulos para el desarrollo del cerebro social.

Según la ONU, el autismo es una afección neurológica permanente que se manifiesta en la primera infancia, independientemente del género, la raza o la condición social y económica. El índice de autismo en todas las regiones del mundo es alto y la falta de comprensión produce fuertes repercusiones sobre las personas, sus familias y las comunidades. Por este motivo, la ONU ha declarado el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo.

Se entiende por cerebro social a las regiones neuronales que se desarrollan desde las primeras semanas de vida de una persona como respuesta a los así llamados estímulos sociales: las voces, los rostros y los gestos de las personas de su entorno.

Estos estímulos despiertan muy pronto el interés del recién nacido, pero por razones desconocidas, los bebés que muestran un interés menor por estos estímulos sociales desarrollan el así llamado trastorno autista (TSA).

La nueva investigación ha demostrado por primera vez que el desarrollo del cerebro social se ve obstaculizado por esta aparente indiferencia precoz a los estímulos sociales, desde los primeros momentos de la vida de los niños aquejados de TSA. Los resultados se publican en la revista eLife.

Holger Sperdin, investigador principal, explica en un comunicado de la Universidad de Ginebra que  “los bebés que presentan TSA son menos atraídos por los estímulos llamados sociales. Sin embargo, no se sabía qué ocurre a nivel cerebral a una edad tan temprana. Para averiguarlo, nosotros partimos de la hipótesis de que estos niños mirarían de forma diferente videos con información social y de que su cerebro social respondería también de otra forma.”

Los investigadores usaron simultáneamente la  electroencefalografía (EEG) para estudiar la actividad cerebral de los niños mientras miraban los vídeos con información social, así como la tecnología de seguimiento de ojos (eye tracking) para evaluar donde se fijaba la mirada de los niños durante el experimento.

Los investigadores descubrieron que los pequeños con TSA exploraban de manera muy diferente los vídeos con información social, en relación con los niños con un desarrollo  típico. Asimismo, comprobaron que esta diferencia se acompañaba de un nivel cerebral de alteraciones importantes de la conectividad neuronal y de los flujos de información en regiones específicas del cerebro social.



Fuente: Tendencias 21

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

“El aumento de la consciencia debe llegar a la política”

Felicidad Cristóbal es una mujer polifacética. Entre 2001 y 2006, dirigió los Asuntos Internacionales de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: