Inicio / América / El último comandante

El último comandante

Solo el paso del tiempo diluirá el mito, como también la inicial conmoción esperable. La muerte no deja a nadie indiferente. Ni la del más humilde ni tampoco del más rico. La diferencia es la intensidad del lamento, de la lágrima o la generosidad del epitafio último. Fidel Castro llenó como nadie la historia de las últimas décadas del siglo XX. El comandante, el líder de la revolución cubana, el hombre, el soñador, muere en la misma fecha que se cumplen seis décadas en las que a bordo de un pequeño yate, el Gramma, inició la aventura o la odisea que le llevaría al poder y a la isla a vivir un perenne paréntesis de revolución, de marxismo leninismo, de castrismo propio, pero también de mucha miseria, falta de libertad y tremendo silencio.

Su personalidad aplastante, su enorme cultura e interés por todo, su preocupación por lo grande y lo sublime a la vez que cotidiano hicieron de él un líder irrepetible, tanto para los propios, como para los detractores. No hace falta añadir el apellido, ni en Cuba ni tampoco fuera de la perla caribeña. Con él morirá la ortodoxia comunista de la isla. Si como tal puede decirse de ortodoxia y comunista en el sentido más estricto, pero sin duda, sí ortodoxia comunista cubana que no es otra que la castrista.

En Cuba solo hay castrismo, después del castrismo, solo Cuba. Así debe ser. Pero las dos Cubas, partidas, heladas por un caribe que deberá ser el nexo de encuentro, más bien, el reencuentro necesario entre familias, vecinos, ideologías. Ideologías en plural, sean ésas más fuertes o más débiles. Pocos hombres como él han atesorado tamaño liderazgo, pero por encima de ello, carisma. Carismático, arrollador, desbordante, calculador, inteligente, autoritario. Un líder que se movió entre las aguas frías y turbulentas de guerras postcoloniales y los estertores agónicos de la Unión Soviética –y la herrumbre de aquel telón de acero y noche, espino y alambre que abrazó al mundo, también a los no alineados– que sobrevivió al derrumbe comunista y la desorientación que luego vino pero sobre todo a su apoyo económico, que llevó a la isla a altas dosis de educación y sanidad, pero también pobreza y silencio.

A nadie ha dejado indiferente, al contrario. Amores y odios han sido tan proclives como sus errores y aciertos. Es el epígono de una época única en la historia reciente. Protagonista de primera fila, Fidel Castro era el testigo vivo de una etapa histórica tan convulsa como fascinante, atropellada e idealista. Muchos vieron en él, y en su revolución, un modelo, y él quiso que fuere exportable, internacionalizada. Una vía propia, una manera de sobrevivir y exportar ideales, sueños, utopías fracasadas todas luego posteriormente. También guerras, guerrillas, miserias y fracturas.

Probablemente el revolucionario hoy, vuelta la mirada atrás, y también los años, no estaría conforme con la realidad ni la situación política, social y económica que la revolución y casi seis décadas de dictadura y falta de libertades, han arrojado y condenado a los cubanos. El sería el primer revolucionario de un tiempo postmoderno, líquido y poroso. ¿Valió la pena? Y si valió, ¿para quién? Dos terribles interrogantes.Nadie puede negar ni su liderazgo ni su personalidad. Su cualificación intelectual y cultural. Pero la historia probablemente no le absolverá. En Cuba no hay democracia, ni libertad. No nos engañemos. Y ninguna historia libre justifica a sus dictadores.

Se abre una página de enorme incertidumbre y a la vez de esperanza. El régimen, pilotado por su hermano, cuyo carisma no es imitable, y rodeado de pesos fuertes para preparar el futuro, medirán cada paso, cada discurso, cada movimiento. Entre tanto, la esperanza hacia una transición pacífica renace con la muerte de Fidel Castro. Ya no es hora de retóricas vacuas ni panfletos revolucionarios en los que absolutamente nadie cree. Es hora de un pragmatismo de sobrevivencia. De tender puentes y de mejorar los pésimos niveles de vida a los que se ha condenado a vivir a la población por mucho que se enjaece una y otra vez, año tras año, los logros de la revolución en la sanidad y la educación.

La realidad es la que es. Y con ella debe llegar la libertad que no existe. Con la desaparición de Fidel, se abre esa posibilidad. En vida de él era simplemente imposible en la enrevesada coherencia de un régimen al que le falta el aliento. Muere el hombre, y sobrevivirá unos años el mito, incluso el que le absolvió en medio mundo a pesar de ser un dictador. La historia le resituará como ha sucedido con todos y en todas las dictaduras y regímenes totalitarios. Y la historia no siempre es benigna del todo. Muere el primer pero también el último comandante, el último verde olivo.

Cinco días

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Albiol sale escoltado de la sede del PP por un escrache independentista

El presidente del PP de Cataluña, Xavier García Albiol, ha sufrido esta tarde el acoso …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: