Inicio / Música / El último solo de trompeta

El último solo de trompeta

erry García falleció ayer en su casa del popular barrio madrileño de Lavapiés víctima de un incendio del que no pudo escapar con vida a pesar de los esfuerzos médicos. Las llamas se llevaron a un artista que supo revolucionar el género con el uso minimalista de la trompeta, su pasión por la fusión y un gusto por colaborar con músicos aparentemente alejados de su estilo.

Los agentes de la Policía Nacional se encontraron al músico tumbado, inmóvil y en parada cardiorrespiratoria. Ellos mismos iniciaron el intento de reanimación hasta la llegada de los servicios del Samur-Protección Civil. Los médicos lograron sacar de la parada a la víctima y la trasladaron en estado muy grave al Hospital Clínico de Madrid como consecuencia de la inhalación masiva de humo. Pero ya fue demasiado tarde como para salvar una existencia vivida sin freno y con la música como eje central de su osado carácter.

Nacido en Nueva York el 5 de junio de 1949, se crió en el Bronx junto a su familia de origen puertorriqueño. Allí forjó un carácter duro y mimético. Su padre, maestro de ceremonias y vocalista de la mítica sala Palladium, lo impulsó a desarrollar su instintiva pasión por la música, que mamó desde la cuna.

El Music & Art High School y la Universidad de Nueva York le proporcionaron la técnica. El resto ya lo llevaba dentro después de años estudiando a Miles Davis, Dizzy Gillespie o Mongo Santamaría. Tras una breve estancia junto a Gillespie, de quien aprendió sus fraseos cortos pero intensos, en 1974 entró en la banda de Eddie Palmieri, donde hizo todo un máster avanzado.


Fuente: La Razón

Sobre

Ver también

Calamaro, amor en tiempos de ibuprofeno

“La música es tiempo y es aire. Llamarla vibración me parece demasiado frío”, decía ayer …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − seis =