La mayoría de los propietarios de coches de alta gama prefieren mantenerlos en un garaje y solo sacarlos cuando hace buen tiempo o cuando quieren presumir de ellos en un encuentro. Sin embargo, el dueño de un Lamborghini Murciélago lleva acumulados 418.429 kilómetros. Utilizarlo tanto le ha costado una pequeña fortuna.