Inicio / Ciencia / “Estamos comenzando a medir el nivel de consciencia de las personas”

“Estamos comenzando a medir el nivel de consciencia de las personas”

 
Tras la clausura el pasado mes de julio de la primera edición del Máster Consciencia y Ser, ¿cuál es su valoración? 

La verdad es que estamos muy felices con los resultados obtenidos. El objetivo fundamental era que los participantes aumentaran sus niveles de paz y felicidad, en definitiva, que tuvieran una vida más plena al comprender una información que es absolutamente lógica y disruptiva a la vez, al entrenar esta información con diferentes técnicas y/o dinámicas y como consecuencia, aumentar los niveles de energía vital para poder acceder a facultades superiores de la consciencia.

Los alumnos han podido verificar esta secuencia de manera interna y nosotros también lo hemos hecho a través de la confirmación del aumento de sus niveles de consciencia o frecuencia vibratoria a través de diferentes técnicas. Todavía es pronto para hablar del aspecto más experimental, pero estamos comenzando a medir el nivel de consciencia de las personas y vemos correlaciones muy claras.
 
¿En qué se diferencia el Máster Consciencia y Ser de otras propuestas similares? 

La gran diferencia es que estamos academizando lo que desde siglos se ha venido diciendo acerca de la existencia de un universo inteligente al que hemos llamado Dios, de tal manera que ciencia y espiritualidad puedan converger para generar contextos humanos en donde las personas puedan, no desde la fe sino desde la certidumbre, a través de la comprensión, producir cambios perdurables en el tiempo tanto a nivel interno como social. Así pues, ofrecemos un formato científico que nos permite emparejarnos con las mentes más escépticas. 

Esta información la combinamos con herramientas y dinámicas que permiten integrarla a nivel corporal, para generar hábitos y vivir de una manera más plena y feliz en este mundo.
 
La Fundación para el Desarrollo de la Consciencia promueve la Cátedra Consciencia y Desarrollo en la Universidad de Granada. El Máster es otro de los proyectos avalados por la Fundación. Toda esta creciente demanda de este tipo de contenidos ¿a qué cree que es debida? 

Creo que las personas hemos podido comprobar que, funcionando desde el antiguo paradigma, los resultados han sido fundamentalmente de sufrimiento en todas las áreas: salud, relaciones, recursos y adaptación. De manera individual y colectiva, nos hemos hecho eco de que se hace absolutamente necesario promover cambios.

Más de 2.000 alumnos han pasado por las distintas formaciones y congresos desde el año 2014 y los resultados han sido muy satisfactorios. En respuesta a la necesidad de seguir profundizando en esta información, se crea el Máster Consciencia y Ser, con una duración de 220 horas aproximadamente.

Durante este año 2018 hemos comenzado en Madrid pero en esta nueva edición nos expandimos ya a Barcelona. A nivel internacional, comenzamos también a contactar con Miami y probablemente en breve también comencemos a movernos por Latinoamérica. Las personas quieren respuestas, quieren establecer parámetros de felicidad más perdurables en el tiempo, quieren instalar estados permanentes de paz interior, eso está claro.

Últimamente se usan sin parar conceptos como “consciencia”, “liderazgo consciente”, “trabajo consciente”, etc. ¿podría explicarnos en qué sentido utilizan el término “consciencia”? 

Efectivamente es un término muy utilizado últimamente. Es un término difícil de definir y que debe ser abordado desde distintas disciplinas.

Cuando hablamos de consciencia nos referimos a una entidad integrada en la naturaleza humana, individual y subjetiva. Por supuesto no está localizada en un punto físico determinado, es decir, es no-local. Esta consciencia individual estaría a su vez integrada en un campo mayor, un campo de información participativo.

Sería, por tanto, una unidad que lo abarca todo y de donde surge nuestra individualidad. Como en el ejemplo clásico de la ola y el mar. Donde el mar seria ese campo total de “consciencia” y esa ola que surge de él sería nuestra “consciencia” individual, pero ambas, la ola y el mar están integradas. Esta visión es liberadora, pues nos muestra una realidad en la que estamos interconectados, donde nada es azaroso, donde todos somos Uno.
 
Como psicólogo clínico, ¿cree que este tipo de contenidos debería estar más presente en el ámbito educativo y social en general? 

Por supuesto que sí, el autoconocimiento es básico para poder generar cambios. Aristóteles ya decía una frase que rezaba así: “Es imposible deshacer un nudo sin saber cómo está hecho”.

Con estas palabras invitaba al discípulo a generar estados de introspección que produjeran autoconocimiento de esa maquinaria inercial a la que denominamos ego. El ser humano tiene la capacidad de observarse a sí mismo, y desde esta privilegiada posición puede hacerse libre de sus patrones obsoletos de pensamientos, emociones y acciones propiciando nuevas versiones actualizadas y más efectivas de sí mismo.

Por otro lado, individualizar contenidos en los estudiantes en función de sus perfiles de ego o personalidad se hace cada vez más imprescindible. Cada ego también tiene unas cualidades inherentes y enfocarlas hacia lo que denominamos su misión, o lo que se le da naturalmente fácil, es fundamental para que se manifiesten personas al servicio de la sociedad.

Llevamos demasiados años encorsetados en sistemas educativos que pretenden la homogeneización, pero la realidad es que cada uno de nosotros hemos venido a desplegar nuestro potencial de creatividad y liberarnos de la frustración de no poder llegar a ser aquellas personas que, en teoría, deberíamos ser.



Fuente: Tendencias 21

Sobre Nueva Teleindiscreta

La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

El cerebro libra una batalla para que podamos hacer deporte

Investigadores suizos, belgas y canadienses han descubierto que el cerebro  debe realizar un esfuerzo suplementario …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − cuatro =