Inicio / Deportes / Estrella Galicia: el resultado de soñar a lo grande

Estrella Galicia: el resultado de soñar a lo grande

“Soñar es gratis y siempre muy rentable”. Está maxima de Ignacio Rivera Quintana, CEO de la Corporación Hijos de Rivera, entronca perfectamente con la visión casi quimérica de su bisabuelo José María Rivera Corral, emigrante gallego nacido en la localidad ferrolana de Chamoselo que regresó de México a finales del siglo XIX y fundó en 1906 ‘La Estrella de Galicia’. 112 años después su creación produce 300 millones de litros al año, que distribuye en 58 países, tiene mil empleados y genera más de 400 millones de euros de beneficio anuales. Bajo la premisa de la reinversión total de las ganancias, la cervecera gallega invierte el 30% de su gasto de comunicación en patrocinio y el mundo del motor ha sido su diana perfecta.

Una vinculación al motociclismo que se inició con una pegatina en el guardabarros de la Suter de Marc Márquez en Moto2 de 2011 y en la cercana relación con la familia Sainz (el padre del bicampeón de rallys y del Dakar construyó en 1972 la actual fábrica de Estrella Galicia que se encuentra en el polígono coruñés de La Grela), en el automovilismo que ahora les ha llevado junto al madrileño, además de a su casco y su mono, a los deflectores laterales y el reposacabezas del monoplaza de Renault en Fórmula 1.

Soñar a lo grande de nuevo. Ese mantra que lleva inherente Ignacio Rivera, ese consejero delegado que asegura que su principal función debe ser “crear buen rollo en la empresa” que viró su destino debido al trágico final en accidente de moto de su hermano mayor Ramón. Él era el elegido por la rama de su familia para cumplir la norma invulnerable de un solo miembro en el consejo de administración. Ignacio tenía 19 años y el infortunio le llevó a formarse tras prometer a su madre Socorro que “estudiaría y sería responsable”.

Las motos como homenaje al añorado Ramón y los coches en agradecimiento eterno a un vínculo creado con los Sainz. Lo más parecido a un sinónimo del significado de familia. Trabajo, entusiasmo, liderazgo, eficiencia, pasión… y resultados. Porque no son sólo la única estructura con presencia en las tres categorías del Mundial de MotoGP sino que los tres campeones actuales están en su nómina: Marc Márquez, Franco Morbidelli y Joan Mir. Puntales que no estarán ni solos en el Mundial de 2018 ya que en la máxima categoría, en el equipo asociado con Mark VDS, estarán Luthi junto Morbidelli; en Moto2 Álex Márquez formando pareja con Mir; y en Moto3 Canet junto al rookie Alonso López.

Rodearse de los mejores. Sin miedo a las sombras. Gesto que demuestra la inteligencia del director de la orquesta, de un emprendedor con espíritu de superarse día a día. En 2018 su presencia en la F1 ha aumentado considerablemente y su pirámide en el motociclismo sigue intacta y con la base aún más reforzada gracias al enorme trabajo y experiencia de Emilio Alzamora y Monlau. Y en esa cantera de oro estarán este año en el Mundial Junior Moto3 del FIM CEV Repsol Jeremy Alcoba y Sergio García. El Talent Team lo formarán José Antonio Rueda, Daniel Holgado y Julián Giral para correr en la actual European Talent Cup. Y el School Team estará integrado por Diogo Moreira y Adrián Cruces.



Fuente: AS

Sobre

Ver también

Luisinho: “Los milagros no pasan siempre, esto no es de ahora”

Lusinho, el jugador que lleva más tiempo en el Deportivo, habló con claridad de las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: