Inicio / Vida Sana / «Fumar es una conducta aprendida por lo que puede ser controlada y modificada»

«Fumar es una conducta aprendida por lo que puede ser controlada y modificada»

¿Por qué resulta tan difícil dejar de fumar?

Uno de los motivos principales por el que las personas que fuman siguen haciéndolo es por la nicotina –una sustancia química que contienen los cigarrillos– y que es la responsable de producir la adicción. Los efectos psicofarmacológicos que se dan en el cerebro casi de manera inmediata después de la inhalación tienen un alto poder reforzante (placer, satisfacción, mejora de la concentración, del estado de ánimo…). Cuando el cuerpo se habitúa a la nicotina y no la recibe comienzan los síntomas del llamado síndrome de abstinencia, por lo que el fumador comienza a sentirse molesto y vuelve a fumar para paliarlos.

¿Qué es más complicado de superar, la dependencia física o la psicológica?

La dependencia física se supera a las semanas pero la psicológica es la principal causa de recaída. Fumar es un habito que esta asociado a multitud de situaciones y sensaciones que hay que ir superando cuando se está en proceso de abandonar el consumo.

¿Cómo se puede superar la parte «mental»?

Los programas de deshabituación tabáquica ponen a disposición del paciente una serie de estrategias –motivacionales, cognitivas y conductuales– que van dirigidas a romper el consumo de tabaco, haciendo hincapié en el hecho de que fumar es una conducta aprendida y que, por tanto, puede ser controlada y modificada.

¿Hay condicionantes sociales que dificultan dejar el tabaco?

Fumar es, al mismo tiempo, una adicción física y psicológica, una conducta aprendida pero también una dependencia social. El tabaco, aunque cada vez menos, sigue estando aceptado en la sociedad y es sencillo su acceso y obtención.

¿En qué consiste exactamente el tratamiento de deshabituación tabáquica?

El tratamiento de deshabituación incluye técnicas psicológicas efectivas que abordan los componentes fisiológicos, psicológicos y sociales de la adicción al tabaco: información sobre el tabaco, técnicas motivacionales, reducción gradual del consumo, control de estímulos, cambio de creencias erróneas, estrategias de prevención de recaídas…

¿El número de cigarrillos que se fuma influye en el tratamiento?

No, el tratamiento no se hace más o menos difícil en función de la cantidad de cigarrillos que uno fume. Los tratamientos psicológicos se vienen utilizando con todo tipo de fumadores ya que, independientemente de su nivel de dependencia, sexo, edad, o numero de cigarrillos consumidos, funcionan.

Y, ¿cuánto tiempo requiere este proceso?

El tratamiento de deshabituación tabáquica es aplicable en siete sesiones, una por semana. Una vez concluido se realiza un seguimiento para que se mantenga la abstinencia y para ayudar al paciente a no recaer.

¿Es definitivo o las ganas de fumar perduran?

El objetivo del programa de tabaco no es que no se tengan ganas de fumar, sino que estas ganas se controlen y superen sin fumar. Cuando sobreviene el deseo intenso de fumar, se debe pensar que esta sensación es temporal, tan sólo dura unos minutos, y que cada vez el deseo será menos intenso y frecuente. Para sobrellevar la ansiedad se deben buscan conductas alternativas incompatibles al tabaco.

¿Qué precauciones hay que tener para evitar recaídas?

Las causas principales de recaída son el consumo de alcohol, los estados emocionales negativos (como ira, frustración, tristeza…), conflictos interpersonales o la presión social (invitaciones o tentaciones a fumar). Además, el exceso de confianza también puede reenganchar a un ex-fumador que cree que controla la situación y decide dar unas caladas al cigarrillo de un conocido. Como ocurre con cualquier otra droga, probarlo una sola vez es motivo suficiente para volver.

¿Qué consejos le daría a una persona que se está planteando la posibilidad de dejar el tabaco?

Toda aquella persona que empiece a pensar que puede ser buena idea dejar de fumar, debe saber que contamos con tratamientos de demostrada efectividad con los que le proporcionaremos información personalizada de las consecuencias del tabaco sobre su salud, los beneficios que conlleva dejar de fumar y le ayudaremos a pasar de la «idea» a la «acción» asesorándole (con estrategias sencillas y concretas) y acompañándole durante todo el proceso. Todo fumador puede dejar de fumar, muchos otros ya lo han conseguido y nosotros estamos aquí para ayudarle a que lo consiga.



Fuente: La Razón

Sobre

Ver también

¿Sabes lo que es la comida real? ¿Cómo dejar de comer procesados?

La lucha contra de los alimentos procesados tiene ahora un nombre propio: el Real Food …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: