Irán muestra su nuevo sistema de defensa aérea de largo alcance

Irán muestra su nuevo sistema de defensa aérea de largo alcance


Irán presentó el nuevo sistema de defensa aérea de fabricación local denominado Bavar 373, que puede usar hasta tres tipos de misiles diferentes para alcanzar objetivos a diferentes altitudes. El nuevo mecanismo, capaz de detectar cien blancos de forma simultánea, fue presentado en Teherán con motivo del Día Nacional de la Industria Defensiva, con la presencia de la cúpula militar persa y del presidente iraní, Hasan Rohaní.

Según el oficial de Defensa, Amir Hatamí, la República Islámica refuerza así sus capacidades militares para defenderse ante «amenazas extranjeras». Hatamí también remarcó los logros defensivos alcanzados pese a las sanciones, en alusión al embargo armamentístico al régimen persa que debe acabar en 2020 y que ha forzado a Irán a desarrollar a nivel interno esta industria.

El viceministro iraní de Defensa, el general Qasem Qureishi, explicó que la capacidad de alcance del Bavar 373 es de unos 300 kilómetros, superando así la del sistema ruso S-300. Se trata de un sistema móvil de lanzamiento vertical utilizado principalmente para la defensa aérea en buques de guerra que puede detectar y atacar blancos a hasta 65 kilómetros de altura.

La presentación de Bavar 373 llega en un momento de gran tensión entre Irán y Estados Unidos, país que impuso el año pasado sanciones políticas y económicas a Teherán tras abandonar el acuerdo nuclear de 2015, el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés); por el que se limitaba el programa atómico del régimen de los ayatolás a cambio de beneficios políticos y económicos.

A partir de este abandono unilateral del pacto por parte del gigante norteamericano (el resto de los firmantes, como son Rusia, Francia, Reino Unido, China y Alemania siguen luchando por mantener el acuerdo con Irán) se han registrado en el golfo Pérsico una serie de ataques a petroleros y buques de diversas nacionalidades, de los que EEUU ha responsabilizado al régimen de los ayatolás.

Las autoridades iraníes han rechazado su implicación en estos incidentes, aunque sí han reconocido la captura de un petrolero de bandera británica en julio, el Stena Imperio, que sigue retenido en aguas persas a la espera de decisión judicial; una decisión mantenida todavía a pesar de que la Justicia de Gibraltar, bajo la esfera de Reino Unido, decretó la liberación del petrolero iraní Adrian Darya 1, que fue detenido bajo la acusación de transportar crudo a la Siria de Bachar al-Asad, que sufre un embargo de la Unión Europea por la guerra que se lleva a cabo en territorio sirio.

Irán insiste en que su capacidad militar no representa una amenaza para otros países porque su política se basa simplemente en la disuasión, y asegura que no busca una guerra con EEUU, pero que se defenderá si es atacado.

Rohaní defiende el uso de la fuerza

El presidente iraní, Hasan Rohaní, ahondó en esta postura de su país de potenciar el carácter militar a modo de defensa disuasoria ante agresiones externas, en clara alusión a Estados Unidos. Rohaní dijo que «no habrá seguridad en el mundo» mientras EEUU no tenga una política «lógica», ya que ante la presión «hay que usar la fuerza». «Lógica con lógica y fuerza ante la fuerza», subrayó el presidente en un discurso televisado durante una ceremonia en Teherán con motivo del Día Nacional de la Industria Defensiva.

Rohaní denunció que EEUU comenzó hace dos años «una nueva conspiración» contra Irán, primero mediante una «guerra psicológica» y después con «terrorismo económico», en referencia a las sanciones impuestas, las cuales han ido ahogando la economía iraní; sobre todo la referente al comercio de petróleo, principal fuente de ingresos de la Administración persa.

Además, Rohaní insistió en que «la seguridad se logra cuando se respetan los derechos de los otros países y sus intereses» y que si la otra parte utiliza la fuerza «no sirve el diálogo». «En estas condiciones es imposible y nosotros tenemos que movilizarnos contra nuestros enemigos porque ellos no aceptan la lógica», dijo el mandatario, aludiendo a que Estados Unidos ha desplegado en el golfo Pérsico portaaviones, cazabombarderos y misiles.

También aseveró que «sin Irán no lograrán la seguridad en la región» porque la República Islámica es «una potencia» en Oriente Medio, el estrecho de Ormuz y el mar de Omán.  «Irán está dispuesto a garantizar la seguridad en estas áreas si ustedes dejan esta agresión y dejan de animar a los países de la zona a que no tengan buenas relaciones con Irán», apuntó.




Deja un comentario

diez + seis =