Inicio / Accionariado / La avalancha de dividendos que llegará este año a la Bolsa: más de 27.000 millones

La avalancha de dividendos que llegará este año a la Bolsa: más de 27.000 millones

La remuneración al accionista es una de las piedras angulares de la Bolsa española, que se caracteriza por ser una de las más generosas. A cierre de 2016 su rentabilidad por dividendo ascendía al 4,9%, situándose a la cabeza de las Bolsas desarrolladas, según lo recogido en el informe de mercado de BME.

Esta seña de identidad, que ha acompañado a las cotizadas incluso en los momentos de mayor debilidad, seguirá marcando el recién inaugurado ejercicio, periodo durante el cual las empresas distribuirán cerca de 27.200 millones en concepto de dividendos, de acuerdo a las estimaciones que maneja el consenso de Factset proporcionado por Link Securities. Es decir, esta cifra supone un incremento del 10% respecto a lo repartido entre enero y noviembre de 2016.

La encargada de dar el pistoletazo de salida este mes de enero ha sido Endesa con la entrega de 0,7 euros por acción el pasado día 2. Hasta la fecha el récord en lo referente al reparto de dividendos se registró en 2014 cuando se distribuyeron 43.260 millones, una cifra extraordinaria que estuvo marcada por el dividendo de Endesa tras la venta de su negocio en América Latina a Enel. Dejando a un lado ese año, la cifra más alta en dividendos ordinarios se alcanzó en 2009, cuando repartieron 33.100 millones.

A partir de entonces la crisis económica, que se dejó sentir con fuerza en los resultados de las cotizadas españolas, se tradujo en una caída de los importes a repartir entre los accionistas. No obstante, las firmas españolas han intentado en todo momento sacar fuerzas de flaqueza para mantener el dividendo. Este cupón adquiere una especial relevancia en Bolsas como la española en la que la participación de las familias alcanza el 25% y las de los inversores extranjeros, el 43,5%.

Superados los momentos de mayor incertidumbre y ahora que los beneficios de las empresas empiezan a repuntar, el dividendo gana atractivo. A esto se suma el hecho de que las opciones de inversión más conservadoras apenas ofrecen rentabilidad.Con los tipos de la deuda en zona de mínimos y las expectativas de que empiecen a repuntar, la rentabilidad por dividendo vuelve a ejercer su papel de gancho para el inversor con menor tolerancia al riesgo. Estas son algunas de las claves para este año.

Las más rentables

En los últimos años el primer puesto en lo que a rentabilidad por dividendo se refiere ha sido reservado para Telefónica. Sin embargo, la reducción acometida el pasado mes de octubre relega a la compañía al escalón número 13. A pesar de esta caída, su rentabilidad se sitúa por encima del 5% para este ejercicio. La compañía que preside José María Álvarez-Pallete anunció hace tres meses que recortaba el dividendo para los años 2016 y 2017. El objetivo de esta medida era contribuir a la reducción de deuda, después del veto de Bruselas a la venta de O2 y la suspensión de la salida a Bolsa de Telxius por falta de demanda.Ante este escenario, la teleco anunció que rebaja su dividendo para 2016 de los 0,75 euros por acción iniciales a los 0,55 euros (0,35 abonados en noviembre vía scrip dividend y 0,2 en efectivo en el segundo trimestre de este año) y que con cargo a los resultados de este ejercicio abonaría 0,40 euros por título, todo el importe en efectivo.

Desbancada Telefónica del pódium, la cotizada más rentable es Saeta Yield (9,21%). La filial de renovables pagó el pasado 30 de noviembre su tercer dividendo de 2016 por importe de 0,1882 euros por acción. En total, a lo largo del pasado ejercicio la empresa distribuyó hasta 0,727 euros por título entre sus accionistas.Según las previsiones de Fact­set con cargo a las cuentas de este año la empresa abonará 0,79 euros.

A Saeta le sigue Naturhouse (7%). La empresa de nutrición y dietética tiene entre sus criterios de política de retribución al accionista un pay out del 80%. En base a esto, en julio la compañía acordó repartir con cargo a las cuentas de 2016 un dividendo de 0,2 euros por acción.

Con cargo a los resultados de este año el dividendo de la compañía podría ascender a los 0,35 euros por acción, según las previsiones de los analistas.

La medalla de bronce es para BME, con una rentabilidad por dividendo del 6,3%. El operador de la Bolsa española se caracteriza además por disponer de uno de los pay outs más elevados de las cotizadas españolas (96%). A lo largo de 2016 la empresa repartió 1,93 euros por acción.El primero de ellos (0,93 euros) es un dividendo complementario con cargo a las cuentas de 2015 que fue abonado en mayo, y el último (0,6 euros por título) se pagó el 29 de diciembre. Queda por determinar el cupón complementario de las cuentas de 2016. El reto de BME pasa por recuperar el dividendo extraordinario. La última vez que lo repartió fue en 2013, cuando distribuyó 0,142 euros por acción.

En la lista no podía faltar una de las grandes protagonistas en la retribución al accionista de los últimos años: Endesa. La compañía que preside Borja Prado anunció el pasado mes de noviembre que, según la política de dividendos para los próximos tres ejercicios, con cargo a las cuentas de 2017 repartirá un cupón mínimo de 1,32 euros por acción.La rentabilidad por dividendo de la eléctrica se sitúa en el 6,2%. Siguiendo con las utilities, Enagás y Gas Natural se cuelan en el top 10 con una rentabilidad del 5,8% y 5,7%, respectivamente. Por su parte, Iberdrola y Red Eléctrica (esta última paga todo el dividendo en efectivo) se sitúan dos peldaños por encima de Telefónica y para el presente ejercicio la rentabilidad esperada es del 5,1% en el caso de la eléctrica que preside Ignacio Galán y del 5,2% para el operador del sistema eléctrico español. Por debajo de Telefónica están Euskaltel (4,96%) y dos de las cotizadas que se han estrenado en la retribución al accionista en los últimos dos años, las socimis Merlin Properties (4,87%) y Lar España (4,88%). Uno de los grandes atractivos de los nuevos vehícu­los de inversión inmobiliaria es su estrategia de remuneración al accionista al tener entre sus objetivos la obligación legal de repartir al menos el 80% de su beneficio entre los accionistas.

‘Scrip dividend’

La retribución al accionista vía scrip dividend fue incorporada por Santander en 2009. A partir de ese momento muchas otras cotizadas decidieron seguir sus pasos porque permitía premiar al inversor a la vez que limitaba la salida de dinero de caja. El éxito de esta estrategia fue tal que en 2013 alcanzó el 40% del total de la retribución de ese año. A partir de entonces ha ido perdiendo fuerza paulatinamente. A ello han contribuido el ajuste y saneamiento acometidos por el sector bancario y el mayor equilibrio financiero alcanzado por el resto de cotizadas después del duro proceso de desapalancamiento. Pero, pese a todo, en 2016 hasta 11 firmas (Popular, Iberdrola, ACS, CaixaBank, BBVA, Sabadell, Ferrovial, Repsol, Acerinox, Santander y Telefónica) abonaron 5.542 millones en concepto de dividendos siguiendo esta metodología. Es de prever que los cambios fiscales introducidos a partir del 1 de enero de 2017 hagan perder más peso al scrip dividend y el efectivo vuelva a cobrar protagonismo. La venta de los derechos a la empresa o en Bolsa pasará a tener la misma tributación que el cobro del dinero en efectivo.

Posibles estrenos

El pasado ejercicio seis compañías se estrenaron con el pago de dividendos, entre ellas Coca-Cola Iberian Partners que dio su salto a Bolsa en junio y en octubre abonó su primer dividendo: 0,1371 euros. Para 2017, Dominion y Parques Reu­nidos podrían estrenarse en la remuneración al accionista. De momento, ninguna se ha pronunciado.El gestor de parques temáticos y de ocio podría repartir entre el 20% y el 30% de su beneficio. Por su parte, Telepizza, que regresó al parqué en 2016 después de su abandono hace 10 años, no ha aportado datos al respecto. Su presidente, Pablo Juántegui, se ha limitado hasta la fecha a asegurar que la compañía estudiará pagar dividendo en 2017, pese a que en el folleto de la salida a Bolsa del año especifica que descarta repartir dividendo a medio plazo.

Bancos

En los últimos tiempos las entidades españolas habían anunciado su intención de abandonar el scrip dividend y retomar el efectivo. Una de las primeras fue Santander que a día de hoy solo conserva el dividendo elección en uno de los cuatro pagos en que fracciona la retribución. BBVA le sigue los pasos y ha fijado como objetivo el cupón tradicional. Para este año prevé realizar una sola ampliación con cargo a reservas frente a las cuatro de 2014. Por su parte, Sabadell repartió en diciembre su primer pago en metálico desde abril de 2014 y CaixaBank anunció que el 50% del dividendo con cargo a 2016 sería en efectivo.

Un caso llamativo es el de Popular, que tras suprimir el dividendo en mayo, se marcó como meta retribuir en efectivo en 2017.Sin embargo, la sentencia europea sobre las cláusulas suelo pone contra las cuerdas este objetivo. Es posible que algunos bancos se vean obligados a recortar sus políticas de retribución.

Fuente: Cinco días

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Boicot independentista a la visita de Felipe VI a Barcelona y al Mobile World Congress

Grupos independentistas catalanes de carácter radical, como los Comités de Defensa de la República (CDR), …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: