Inicio / Deportes / La ciudad de Salamanca vuelve a apasionarse con el fútbol

La ciudad de Salamanca vuelve a apasionarse con el fútbol

El día se ha despertado plomizo en Salamanca. En los campos anexos al viejo Helmántico, Pablo Cortés (27 años) dirige la sesión de los jugadores del Salmantino. Este domingo (12:00) disputan la vuelta de la primera ronda de la fase de ascenso a Segunda B ante el Poblense. La ida fue un 2-2. El Salmantino fue cuarto en la liga. Si pasa, le quedarían dos rondas más… A escasos siete kilómetros del Helmántico, en la Ciudad Deportiva de la Aldehuela, es Astu (30), técnico de Unionistas, quien no para de vociferar a sus pupilos. El domingo viajan a Don Benito para jugar (19:00) la vuelta de la eliminatoria de campeones, porque quedaron primeros en el Grupo VIII. Fue un 0-0 en la ida. Si gana, ya estarán en Segunda B… Si pierde, tendría otra opción más.

Salmantino y Unionistas han vuelto a despertar la pasión por el fútbol en Salamanca, que quedó apagada después de la desaparición por problemas económicos de la Unión Deportiva en 2013. Son dos proyectos antagónicos que esta temporada han coincidido por primera vez en Tercera y entre los cuáles se ha levantado un muro que parece infranqueable... La de los dos equipos se ha convertido en una lucha encarnizada por conquistar los corazones de los aficionados y ascender a una categoría profesional lo antes posible.

Unionistas y Salmantino nacieron en 2013 tras la desaparición de la Unión Deportiva. Su propietario y presidente, Juan José Hidalgo, había creado un nuevo club, el Salamanca Athletic, para el que compró una plaza en Segunda B. Quería continuar sin deudas. Pero la Federación no se lo permitió y surgieron dos opciones.

Dentro del proceso concursal de 2013, la Unión Deportiva (ya sin Hidalgo) solicitó al juzgado la separación del Salamanca B y de las categorías inferiores, las cuales continuaron compitiendo. Es el actual Salmantino (así se conoció en diferentes épocas al filial de la UD), al que la Federación descendió administrativamente a las categorías más bajas pues interpretó que era un club distinto (a la mítica Unión Deportiva en nombre y CIF) y que no podía seguir compitiendo en las mismas categorías en las que lo hacían las inferiores del histórico. El Salmantino cuenta ahora con un buen soporte económico. El del inversor mexicano Manuel Lobato. A través de una sociedad, Desarrollos Empresariales SL, éste compró en concurso de acreedores el Helmántico por un millón de euros, y también un paquete con los símbolos de la UD: himno, escudo, camisetas, archivo fotográfico… Lobato patrocina al Salmantino y le cede el Helmántico para jugar sus partidos. Cuando el club esté en Segunda y tenga que convertirse en sociedad anónima, volverá a aparecer por Salamanca, donde dicen que sólo se le ha visto en contadas ocasiones.

El Salmantino (que ya se ha lanzado a jugar con el antiguo escudo de la UD) tiene en plantilla a mexicanos de proyección (Jehu, Galván, Saúl, Izazola o Tyson), a Echagüe, portero paraguayo que ha sido internacional en las inferiores, y a un joven senegalés, Mansour.

La historia de Unionistas es bien distinta. Nació a través de una plataforma de aficionados de la vieja Unión Deportiva Salamanca, su ascenso ha sido meteórico y sigue el lema de “un socio, un voto”. Todas las decisiones se llevan a Asamblea: el escudo, los colores, el himno… Y han formado una plantilla de garantías con jugadores que, entre todos, suman 60 fases de ascenso a Segunda B. Los sueldos no superan los 1.000 euros pero hay convenios por los que se les da alojamiento y manutención.

Unionistas tiene el hándicap de no poder jugar en el Helmántico. Lo hace en Las Pistas, campo anexo de propiedad municipal donde caben 2.800 espectadores. Sólo le separan 50 metros del Helmántico (17.000). Hay dos campos justo al lado, también del Ayuntamiento, en el que a veces coinciden los dos equipos entrenando… Sucedió en la víspera del último derbi en el que por eso, nos cuentan, no pudieron “practicar las jugadas de estrategia”. El derbi del Helmántico llevó al estadio a 13.000 aficionados. El de Las Pistas llenó el recinto. Porque el fútbol ha vuelto a levantar pasiones en Salamanca y Unionistas y Salmantino persiguen un sueño.



Fuente: AS

Sobre

Ver también

Russell gana y Merhi pone el espectáculo: del 14º al podio

El piloto del mono negro vuelve a ser noticia. Lo fue hace un mes, cuando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =

Close
Síguenos en: