Inicio / Música / La compulsión pop de The Magnetic Fields

La compulsión pop de The Magnetic Fields

La cabeza de Stephen Merrit funciona de una manera singular, como la de un matemático o un ajedrecista. Así, el hombre que ha publicado ya un disco triple con «69 Love Songs», que después ha acometido un álbum, «i», en el que todas las canciones comienzan por esa letra, y cuyo debut en la poesía tomaba como punto de partida las 102 palabras de dos letras que en inglés se pueden formar con las fichas del Scrabble, «101 Two Letter Words», sigue dando rienda suelta a sus conceptos. Con los 50 años recién cumplidos publica «50 Songs Memoir», un disco quíntuple con una canción por cada invierno. «Fue una sugerencia de un ejecutivo de Warner que es amigo mío, así que esta idea no la puedes apuntar en mi lista de obsesiones», se defiende Merrit. «No suelo hablar de mí en las canciones, es algo que detesto, y me parece que este disco es lo más cerca que he estado nunca de escribir la autobiografía que jamás publicaré», dice con la voz de un paquidermo, como si acabase de despertarse de una siesta maratoniana. No es desdén por el periodista, o puede que un poco sí, pero lo cierto es que Merrit tiene problemas de oído, una dolencia llamada hiperacusia que le impide por ejemplo actuar frente a un set de batería convencional. Así que, con una modesta caja de ritmos, The Magnetic Fields presentarán los 50 temas de estas memorias musicales en el Primavera Sound de Barcelona, para lo que dividirán el repertorio en dos noches consecutivas.

Merrit ha aprovechado para ajustar alguna cuenta que otra. «Sí, a pesar de que ya suponía que mi madre se daría perfectamente por aludida, yo mismo le enseñé una canción», dice el músico sobre el tema en el que la llama «desagradable» (eligiendo la traducción más amable del original) por la educación recibida. «También hay partes que hablan de otras personas pero siempre en tanto que su relación conmigo, como la canción de Judy Garland, que habla del ‘‘big bang’’ de mi momento gay», explica. «En absoluto me ha servido como una liberación escribir este disco. No sé si has intentado volcar tus recuerdos en un texto, pero yo no me preocupo realmente sobre si lo que escribo es verdadero o no lo es, o si sucedió de otra manera… y, además, me resulta incómodo hacerlo. El próximo disco no será autobiográfico y sí que será algo liberador», asegura.

– La sombra

En todo caso, un quíntuple disco en tiempos en que el oyente medio no está dispuesto a escuchar uno completo… eso no es pensar comercial. «Nunca tomo decisiones de esa manera, porque eso es la función de la compañía de discos, y dado que fue su idea, no era mi papel rechazar el proyecto por no ser comercial. Pero, por otra parte, si no lo fuera, no estaríamos haciendo esta entrevista, ¿no te parece?». Touché. De lo que le resulta imposible escapar es de la alargada sombra de «69 Love Songs». «Me sucede con cada trabajo que termino. Los críticos mencionan ese álbum cuando reseñan uno nuevo, así que a estas alturas no representa una carga extra de presión. Este es lo suficientemente distinto de los anteriores y original para no tener que preocuparme. Estoy preparado para que me digan: ‘‘Está bien, pero no es como aquél. ¡Claro que no! Y no me importa. Aparte de que ambos están escritos desde la soledad, no tienen mucho en común», resume Merrit.



Fuente: La Razón

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Pónganse a cubierto: llega «La tempestad»

Que soplan nuevos vientos en el Teatro de la Zarzuela es algo innegable. Aires de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: