Inicio / Deportes / La flor de Solari

La flor de Solari

Factor suerte. Me cuentan que Solari y Zidane tienen una magnífica relación personal. Se llevan muy bien. Y ya se sabe que todo se pega. En este caso, esa famosa flor de Zizou que en realidad enmascara de forma injusta el gran mérito que tuvo el marsellés. El azar no te regala tres Champions consecutivas. Pero volvamos a su flor, que al fin y al cabo es la forma simplona de denominar una tendencia positiva. Es verdad que en determinados partidos una acción concreta se vuelca de tu parte y cambia toda la dinámica y el desenlace de la trama. Eso sucedió en un partido en el que el Valladolid pudo meternos cuatro goles (dos largueros, un paradón de Courtois, una vaselina de Antoñito fuera por poco…), pero al final se fue con un 2-0 en contra que deja a los de Sergio y Ronaldo Nazario con cara de “¿qué demonios ha pasado aquí?”.

Efecto Vinicius. Cuando el estadio está en estado permanente de ‘prepitada’, cuando tu entrenador se precipita quitando al que estaba siendo más peligroso de cara al gol (Casemiro) y cuando los rivales parecen tener las ideas claras y tú te ofuscas por querer penetrar en un muro que no mostraba grietas, lo ideal es sacudir la pecera aún a riesgo de que se derrame el agua. Y la pecera la derribó Vinicius. Un chico de 18 años que con su sola presencia provocó un cambio climático y ambiental en el Bernabéu. La gente está tan cansada de alguna vaca sagrada (Bale y Gareth, Gareth y Bale) que se rompió las manos a aplaudir con la entrada del chico en el campo. No es que hiciese ninguna jugada a lo Robinho en Cádiz, pero al menos su descaro contó de nuevo con la diosa fortuna como aliada (su tiro desviado acabó en gol de rebote). ¡La flor de Solari! De hecho, vean la imagen de Vinicius abrazado con su entrenador. Se acurruca en su regazo como un niño con su madre tras salir del cole. Vinicius es aire fresco en un escenario donde el personal empieza a respirar con dificultad. Que nadie espere que él solo te gane los partidos. Futbolísticamente aún está en edad escolar, pero con él pasan cosas y se mueve el árbol…

Ronaldo Nazario. El mejor delantero centro que vieron mis ojos mientras que las lesiones le respetaron. Se ha gastado el dinero ahorrado en un proyecto en Pucela que es atractivo y sugerente. El Real Valladolid de Sergio juega bien y sabe lo que quiere. Me gusta que los veteranos se mojen e inviertan sus fortunas en el fútbol. Siempre me dijeron que Ronaldo era tan inteligente fuera del campo como dentro. Nunca será un juguete roto. Sabe invertir. Crack.

Capitán Ramos. Muy fuerte que algunos aficionados (minoría, eso sí) le pitasen cuando iba a tirar el penalti pidiendo que lo lanzase Vinicius. No nos volvamos locos, por favor. El capitán los tira de cine y de nuevo lo demostró con un lanzamiento exquisito a lo Panenka. Sergio puede estar mejor o peor (él es su primer crítico), pero nunca dudaría de su compromiso con esta camiseta.

Sol peronista. El final feliz evitó un nuevo berrinche a los miles y miles de peñistas que llegaron hasta el Bernabéu atraídos por un sol otoñal radiante, el Puente de Todos los Santos y el horario amable. Me crucé con peñistas de Villahermosa, Tetuán, Tailandia, Arnedillo, Alcañiz, Puerto Lumbreras, Alcuéscar, Jadraque, Ágreda y con mi amigo Paco León de la Peña de Arenas de San Pedro (¡eres muy grande!) y la Peña Miguel Ángel de Ourense. ¡No os rindáis!


Fuente: AS

Sobre Ángel Porras

Apasionado en todo tipo de deportes, la cerveza fría y su familia. Locutor de radio por vocación y publicista de profesión. Me gusta escribir y dar las mejores noticias desde bien temprano.

Ver también

Hablan ingenieros de F1: Ducati genera carga con su ‘spoiler’

El 2019 en MotoGP ha empezado con polémica. No fue por algo que sucediese en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =