Inicio / Ciencia / La hipersensibilidad electromagnética sigue siendo un misterio

La hipersensibilidad electromagnética sigue siendo un misterio

La Organización Mundial de la Salud reconoce como una patología, pero no como enfermedad, la hipersensibilidad electromagnética. Señala que la industrialización y las sucesivas revoluciones tecnológicas han aumentado considerablemente la diversidad de fuentes de campo electromagnético.

Se refiere a las pantallas de televisión y ordenadores, a los teléfonos móviles y sus estaciones de base y constata que desde hace tiempo muchas personas acusan problemas de salud atribuidos a la exposición a los campos electromagnéticos. A esta sensibilidad se le ha llamado “hipersensibilidad electromagnética” o EHS.

Los síntomas asociados a esta hipersensibilidad pueden ser dermatológicos (erupciones en la piel, picores, sensación de quemazón), neurasténicos y vegetativos (fatiga, problemas de concentración, aturdimiento, náuseas, palpitaciones cardiacas, trastornos digestivos), todos ellos ajenos a cualquier síndrome conocido.

La hipersensibilidad electromagnética afecta a una de cada mil personas en el mundo. La OMS ha identificado a países como Suecia (que ya la ha reconocido como enfermedad), Alemania, Dinamarca, Reino Unido, Austria y Francia, como los más afectados por esta hipersensibilidad.

Tampoco ha podido establecerse científicamente una relación directa entre la exposición a las ondas electromagnéticas que nos inundan en el actual modelo de civilización y los síntomas asociados a la EHS.

En 2005, la OMS señaló que estos síntomas pueden estar relacionados más bien a factores ambientales no relacionados con los campos electromagnéticos, como por ejemplo el parpadeo de las lámparas fluorescentes, reflejos y otros problemas visuales asociados a las pantallas de móviles y ordenadores, así como a una mala concepción ergonómica de los puestos de trabajo con uso de ordenador.

Otros factores, como la mala calidad del aire de los locales cerrados (oficinas, habitaciones domésticas), el estrés existente en el entorno laboral o de vida, pueden también desempeñar un papel en la aparición de los síntomas EHS, según la OMS.

La OMS, que creó en 1996 el  Proyecto Internacional CEM, con el objetivo de evaluar las pruebas científicas de los posibles efectos sobre la salud de los CEM en el intervalo de frecuencia de 0 a 300 GHz, no descarta  que estos síntomas se deriven de enfermedades psiquiátricas pre existentes en los individuos que muestran hipersensibilidad electromagnética, así como de reacciones de estrés resultantes del temor infundado a los eventuales efectos sobre la salud de los ondas electromagnéticas.



Fuente: Tendencias 21

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Implantan con éxito mini-cerebros humanos en ratones

El equipo de científicos que ha realizado la proeza (de izquierda a derecha): Sarah Fernandes, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: