Inicio / Vida Sana / La malaria ya mataba en el Imperio Romano

La malaria ya mataba en el Imperio Romano

Un análisis de ADN realizado por un equipo internacional de investigadores en restos humanos de varias regiones de la península itálica confirma que la malaria, una enfermedad potencialmente mortal causada por parásitos que se transmiten a las personas por la picadura de mosquitos, ya existía hace 2.000 años durante el Imperio Romano, informa Servimedia.

La malaria o paludismo, que afectó a 95 países en 2015, es causada por parásitos del género ‘Plasmodium’, que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género ‘Anopheles’. Hay cinco especies de parásitos causantes de esta enfermedad, si bien dos de ellas (‘Plasmodium falciparum’ y ‘Plasmodium vivax’) son las más peligrosas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2015 se registraron 214 millones de casos de paludismo que ocasionaron la muerte de unas 438.000 personas, muchas de ellas niños menores de cinco años y sobre todo en África subsahariana.

Una investigación publicada en la revista ‘Current Biology’ ha encontrado evidencia genómica mitocondrial de la malaria en los dientes de cuerpos enterrados en tres cementerios italianos entre los siglos I y III, en plena época imperial de la antigua civilización romana. El estudio fue realizado por Hendrik Poinar, Stephanie Marciniak y Tracy Prowse, del Centro de ADN Antiguo de la Universidad de McMaster (Canadá); Luca Bandioli, del Museo Nacional de Prehistoria y Etnografía ‘Luigi Pigorini’ de Roma (Italia), y Edward Holmes, de la Universidad de Sidney (Australia).

Estos investigadores indican que los datos genómicos son importantes porque sirven como punto de referencia clave para conocer cuándo y dónde existió el parásito en los seres humanos y proporciona más información sobre la evolución de la malaria.

«El paludismo era probablemente un patógeno histórico significativo que causó una muerte generalizada en la antigua Roma», dice Hendrik Poinar, genetista evolutivo y director del Centro de ADN Antiguo de la Universidad de McMaster, donde se realizó el trabajo.

Marciniak indica que “hay una extensa evidencia escrita que describe la fiebre que parece malaria en la antigua Grecia y Roma, pero la especie específica responsable de la malaria es desconocida». “Nuestros datos confirman que la especie probable era ‘Plasmodium falciparum’ y que afectó a las personas en diferentes ambientes ecológicos y culturales. Estos resultados abren nuevas preguntas a explorar, en particular la extensión de este parásito y qué carga ejerció sobre las comunidades en el Imperio Romano», apunta. Marciniak tomó muestras de dientes de 58 adultos y 10 niños enterrados en tres cementerios italianos del período imperial: Isola Sacra, Velia y Vagnari. Situadas en la costa, Velia e Isola Sacra eran importantes ciudades portuarias y centros comerciales, mientras que Vagnari se encuentra más al interior y se cree que es el lugar de enterramiento de quienes habrían trabajado en una finca rural romana. Utilizando técnicas desarrolladas en McMaster y en el extranjero, los investigadores extrajeron pequeños fragmentos de ADN de la pulpa dental de los dientes y fueron capaces de purificar y enriquecer específicamente las especies de ‘Plasmodium’ que se sabe que infectan

a los seres humanos.

Fue un proceso difícil, meticuloso y complicado por la naturaleza misma de la enfermedad. El ADN utilizable es difícil de extraer debido a que los parásitos habitan principalmente en el torrente sanguíneo y los órganos, incluyendo el bazo y el hígado, que se corrompen con el tiempo, en este caso durante dos milenios. Los investigadores recuperaron más de la mitad del genoma mitocondrial del ‘Plasmodium falciparum’ de dos individuos de Velia y Vagnari.



Fuente: La Razón

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

La temperatura, y no solo la luz, nos quita el sueño

Los humanos y las moscas de la fruta pueden no haber compartido un ancestro común …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: