Home / Noticias / España / “la unidad nacional no se negocia”

“la unidad nacional no se negocia”

PP, Ciudadanos y Vox han lanzado esta mañana en Madrid su definitivo órdago a la grande contra el Gobierno de Sánchez con una manifestación que ha logrado escenificar, tapizando la capital de rojo y gualda, la repulsa y la sensación de emergencia nacional que las cesiones de Moncloa al independentismo han provocado en amplios sectores de la sociedad española. La Delegación del Gobierno ha cifrado e 45.000 los asistentes, mientras que Ciudadanos y PP hablan de 200.000 personas.

La concentración, que ha aglutinado en la Plaza de Colón a decenas de miles de personas, no solo supone un test de resistencia para el presidente del Gobierno sino también una prueba de fuego para el frente del centro derecha español, el mismo que logró desbancar al PSOE de la Junta de Andalucía y romper el mito del inexpugnable feudo del socialismo español. El éxito de convocatoria logrado por los 7 partidos constitucionalistas que estaban detrás de la convocatoria pone las cosas si cabe más difíciles a Sánchez, acorralado por recurrentes fiascos de comunicación y por su incapacidad para aprobar unos presupuestos que le permitirían agotar la legislatura y, mientras tanto, poner a su disposición todos los recursos del Estado para aferrarse al poder.

“Adelante españoles. Sin miedo a nada ni a nadie” ha sido uno de los lemas que más se ha leído en las pancartas mientras Colón se iba llenando al ritmo del racial “¡Qué viva España!” de Manolo Escobar. “Golpistas a prisión” y “Pedro Sánchez traidor: España no se vende” son otras consignas utilizadas por los manifestantes.

El primero de los tres políticos que se disputan el liderazgo de la oposición en llegar a Colón y hablar ante los medios fue Santiago Abascal que, fiel al estilo de Vox, lanzó sin pelos en la lengua potentes andanadas contra el Gobierno del Partido Socialista. “Volvememos a Colón para denunciar la traición de un Gobierno ilegitimo y mentiroso”, dijo Abascal. Tras una venenosa referencia de pasada a “la mediocridad de algunos” a la hora de luchas contra el independentismo, el líder de Vox recordó que “el golpe de Estado de los separatistas debe sofocarse hasta sus últimas consecuencias”. Abascal aprovechó la ocasión para enumerar la hoja de ruta que maneja su partido, una estrategia que culmina con que “los españoles debemos ser llamados a las urnas inmediatamente” ya que “el gobierno ha puesto encima de la mesa la soberanía de la nacional, que solo pertenece a los españoles”.

Poco después de que saliera el líder de Vox del set de declaraciones hizo su entrada el equipo de Ciudadanos con Mario Vargas Llosa, Manuel Valls y Begoña Villacís a la cabeza. Pero fue el presidente de Cs, Albert Rivera quien tomó la palabra para dejar claro que “hoy hay un antes y un después en esta legislatura. Hoy a Sánchez se le ha acabado la escapada”. Para el político catalán el lleno hoy en la Plaza de Colón supone un “no rotundo al separatismo y un sí a España. Un sí a España y un no a Sánchez”. Rivera afirmó asimismo que “Sánchez ha engañado a los españoles. Hizo una moción de censura para convocar elecciones y no lo ha hecho”. Para el líder de Cs el clamor en Colón ha sido un “clamor porque queremos votar”. No faltaron también los ataques a Sánchez cuando afirmó que “sólo está preocupado por viajar en el avión y en el helicóptero y no por escuchar a los españoles”.

Casado justificó la convocatoria de la manifestación al comienzo de sus palabras ante los medios: “Este es el último recurso que nos quedaba”. Después de que la oposición llevara meses denunciando lo que estaba haciendo el Goberno, el PP lo que pide ahora es “unas elecciones generales en las que los españoles den su opinión sobre lo que está llevando a cabo el Gobierno”. “No podemos seguir después de 40 años seguir intentando integrar a los que quieren desintegrarnos. Ya no cabe más rendición socialista ni chantaje separatista. Debe cesar el dialogo con los que quieren romper España. Basta de gestos”, sentenció el líder del PP. Casado sacó pecho en referencia a su papel de principal partido de la oposición cuando recordó lo importante que es que se hayan congregado 7 partidos constitucionalistas para defender el marco de conviviencia inaugurado en 1978. Pese a todo, “hoy no es un día de partidos sino de ideas y valores”, afirmó.

Ya en el estrado los periodistas Carlos Cuesta, María Claver y Albert Castillón fueron los encargados de leer el manifiesto en el que se insistió en la exigencia de elecciones, en el apoyo sin fisuras a los jueces ante las presiones del independentismo y el rechazo a las cesiones del Gobierno. “Sánchez ha cedido al chantaje independentista con el único objetivo de mantenerse en el poder”, dijo Claver en un momento especialmente aplaudido de su intervención. Pero quizá el momento en el que con más intensidad se aplaudió fue cuando Castillón habló de la bandera nacional y de cómo es ésta la que nos defiende y nos ampara a todos.

El broche final a la festiva manifestación fue el Himno Nacional para el que subieron al estrado todos los líderes políticos presentes esta mañana en Colón. La pelota queda por tanto desde este momento en el tejado del inquilino de La Moncloa que tiene ahora una difícil decisión por delante entre seguir manteniendo una contestada política de gestos con los independentistas o acercarse a un bloque constitucionalista dispuesto a continuar las movilizaciones hasta que se convoquen unas elecciones que Sánchez quiere retrasar lo más posible.



Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + catorce =