Inicio / Deportes / Le Mans celebra la llegada de Fernando Alonso y su desafío

Le Mans celebra la llegada de Fernando Alonso y su desafío

Los circuitos abarrotados siempre impresionan. Le Mans también impresiona vacío, primaveral, meses antes de acoger su carrera. Porque en ese asfalto se ha desarrollado buena parte de la historia del automovilismo. En sus carreteras comarcales, que durante una semana dan forma al trazado de La Sarthe, han visto pasar automóviles a 400 kilómetros por hora y han escuchado a sus discos de freno instantes antes de alcanzar una chicane. Esos guardarraíles han presenciado desgracias. Las victorias en las 24 Horas de Le Mans se cuentan por separado, ganan las marcas y los equipos, brillan los pilotos. “Y este año el más esperado será Fernando Alonso”, dice Bruno Vandestick, que lleva 25 años ejerciendo como speaker en la prueba de Resistencia.

El francés procura narrar la jornada completa, no descansa más de tres horas y sobrevive a base de agua y bebidas energéticas. Él sabe que en cualquier momento de competición puede producirse un vuelco definitivo. Hace menos de un año sucedió y le sacudió a la propia carrera: Porsche y Audi, las dos marcas con más triunfos, anunciaron que abandonaban la especialidad dejando a Le Mans gravemente herido. Pero en japonés la palabra crisis significa peligro y oportunidad, así que un fabricante nipón, Toyota, impulsó la incorporación del bicampeón de Fórmula 1 para que sus resultados esta temporada trasciendan de forma histórica. Toyota quiere triunfar en una carrera que le ha sido esquiva y cruel (en 2016 perdieron en la última vuelta) y el asturiano persigue la Triple Corona: Le Mans, el GP de Mónaco (que ganó en 2006 y 2007) y las 500 Millas de Indianápolis.

Este medio recorrió la ciudad francesa y su circuito junto a Vandestick y varios miembros del Automobile Club de l’Ouest, organizador de la carrera y del WEC. Sus conclusiones son claras: “A día de hoy tenemos que dar las gracias a Fernando. Que venga él es muy bueno para la carrera y también para Toyota”, asegura el comunicador. El año pasado acudieron 260.000 espectadores y para la próxima edición (16-17 de junio) también esperan un enorme desplazamiento de seguidores españoles y la atención de todo el mundo del motor. No ha sido tan habitual ver a los grandes de los monoplazas junto a los grandes de los prototipos, sólo Graham Hill ha logrado la Triple Corona. Por Le Mans ya han pasado muchas leyendas y Vandestick, que ha visto a casi todas, no tiene dudas: “Si Alonso gana, eso le haría uno de los más grandes”.

La Sarthe: 13 kilómetros y 10.000 trabajadores

La carrera. Se disputará desde las 15:00 horas del 16 de junio. Pero la semana al completo es intensa en Le Mans. El domingo previo los coches llegan a la Place de la République para las verificaciones. Miércoles y jueves son los entrenamientos y la clasificación y el viernes tiene lugar el drivers parade con automóviles clásicos para que los pilotos desfilen por las calles de la localidad.

Calendario. El Mundial de Resistencia (WEC) no se disputará en año natural, sino que celebrará la temporada 2018-19. Comienza el 5 de mayo con las 6 Horas de Spa y terminará en junio de 2019 con la disputa de una segunda edición de las 24 Horas de Le Mans.

Organización. El Automobile Club de l’Ouest tiene 180 trabajadores durante el año. En las 24 Horas de Le Mans esa plantilla aumenta hasta 10.000 personas sumando organización, comisarios, médicos o bomberos a lo largo de todo el circuito.

Circuito. La Sarthe tiene 13,629 kilómetros de recorrido y sólo el sector de Bugatti es permanente. El resto son carreteras comarcales abiertas a la circulación durante el año que se cierran para la disputa de la carrera.

Categorías. La principal categoría es LMP1, y dentro de esas especificaciones el equipo puntero es Toyota, el único híbrido y con apoyo oficial de una marca. Por detrás, los LMP1 privados, con mayor velocidad punta. Más lejos estarán los LMP2 y los GT profesionales y amateur.

Historia. Nadie ha ganado la carrera más veces que Porsche, 19, entre ellas las tres últimas ediciones. Audi suma 13 triunfos, todos entre 2000 y 2014. Les siguen Ferrari, Jaguar y Bentley. Toyota nunca ha ganado y sólo un fabricante japonés ha sido capaz de conquistar la carrera: Mazda en 1991.

Por pilotos. Mr. Le Mans es el danés Tom Kristensen, ganador en nueve ocasiones entre 1997 y 2013 con Porsche, Audi y Bentley. Le sigue Jacky Ickx, belga que también triunfó en la F1 y el Dakar, con seis triunfos.

Españoles. Oficialmente sólo una victoria, la de Peugeot en 2009 con Marc Gené en el equipo. Aunque en el Museo de Le Mans cuentan otra: el británico Luis Fontés, de origen español, ganó en 1935 con un Lagonda.

El valor para pisar a fondo en la Curva Dunlop

A los mandos de un prototipo de Resistencia fabricado por Pescarolo y equipado con un motor de 200 caballos, As pudo completar varias vueltas al circuito permanente de Le Mans, Bugatti, que comparte la recta de meta y las primeras curvas con el trazado de las 24 Horas. Jornada ventosa, velocidades cercanas a los 180 kilómetros por hora y frenadas violentas para sentirse piloto. Pero un amateur es incapaz de mantener el pedal del acelerador a fondo en la Curva Dunlop, la que sigue a la recta de meta, mientras el fuerte viento empuja por todas partes al coche. Eso sí lo hacen los profesionales… por eso los pilotos son de otra pasta.



Fuente: AS

Sobre

Ver también

Renato Santos presentado: “Fue muy fácil decidirme por el Málaga”

Puesta de largo para Renato Santos. El extremo portugués firma contrato hasta 2021. Procede del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 15 =

Close
Síguenos en: