Inicio / Vida Sana / Linfedema (II)

Linfedema (II)

Después de una cirugía, cuando experimentamos hinchazón en una extremidad, no podemos estar seguros, sin más información clínica, si se trata de un linfedema o no, ya que hay múltiples razones por las que la hinchazón de un solo brazo o pierna puede presentarse después de una intervención. En el contexto de las cirugías para el cáncer es frecuente que la hinchazón sea un linfedema. Ahí es clave buscar la opinión de un especialista. El examen físico y pruebas adicionales ayudarán a determinar la causa. En este caso es clave actuar rápido y, ante el primer signo de un posible edema linfático, iniciar los exámenes y tratamientos necesarios. Uno de los aspectos más críticos del linfedema se relaciona con el riesgo de infección en los tejidos, que ocurre hasta en un 20-25% de los pacientes. Esta infección se llama celulitis y los síntomas incluyen dolor, aumento de la hinchazón, enrojecimiento localizado o sensibilidad de la piel afectada. Los pacientes pueden llegar a presentar vómitos, fiebre o escalofríos. Por ello, ante la sospecha, el médico deberá iniciar la terapia antibiótica.

La pregunta ahora sería si en pacientes con linfedema se pueden practicar vacunas, acupuntura o tatuajes y, dado que existe un riesgo potencial asociado, punciones intravenosas; la respuesta sería que no, sobre todo si se puedan evitar. Otra cuestión es no tomar la presión arterial en el brazo afectado y si ambos brazos lo están, lo prudente sería tomar todas las lecturas en las piernas. En casos de necesidad se puede sacar sangre del pie. Las quemaduras solares pueden desencadenar complicaciones en casos de linfedema, por eso el protector debe aplicarse en las extremidades afectadas. Si se recibe un corte, un rasguño o una picadura no hay por qué pensar que sean desencadenantes de celulitis en pacientes con linfedema, pero si hay signo de hinchazón o cualquier raya roja visible u otros signos de infección, la consulta con el médico debe realizarse de inmediato.

Para pacientes que sufren de linfedema los jacuzzis y las saunas no son ningún problema si la temperatura es por debajo de los 40°C. El masaje suave puede practicarse, pero se debe evitar el shiatsu o con presión profunda. El control de peso es esencial ya que el exceso de kilos es un factor peligroso en pacientes de alto riesgo. El ejercicio regular es beneficioso y puede ayudar a prevenir y minimizar el problema en personas con linfedema establecido y siempre debe realizarse con una prenda de compresión adecuada en su lugar. Los aeróbicos acuáticos y de natación son una alternativa maravillosa.


Fuente: La Razón

Sobre

Ver también

La rinoplastia se convierte en la segunda intervención de cirugía estética más demandada

La operación estética de nariz ha logrado situarse como la segunda en popularidad solo por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =