Home / Ciencia / Los asteroides ayudan a medir las estrellas lejanas

Los asteroides ayudan a medir las estrellas lejanas

Un equipo internacional de astrónomos ha hallado un nuevo método para determinar el tamaño de las estrellas más lejanas mediante telescopios de rayos gamma. Los científicos han podido medir el diámetro aparente más pequeño de una estrella gracias a la mejora de la técnica empleada hasta ahora, que usaba la sombra de la luna al tapar la estrella estudiada.
 

Gracias a las mediciones de telescopios Cherenkov atmosféricos, se han obtenido los diámetros de una estrella gigante a 2.674 años luz y de una estrella parecida a nuestro Sol, a una distancia de 700 años luz.
 

La investigación ha sido dirigida por Tarek Hassan, del Sincrotrón Alemán de Electrones (DESY, por sus siglas en alemán) y Michael Daniel, del Observatorio Astrofísico Smithsoniano (SAO, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos.
 

La difracción como aliada
 

Ni siquiera los mejores telescopios ópticos tienen la resolución suficiente como para medir las estrellas con precisión: la mayor parte de ellas están demasiado lejos. Para superar esta limitación, los científicos toman ventaja del fenómeno de la difracción para medir el diámetro de las estrellas. Este efecto óptico  ilustra la naturaleza ondulatoria de la luz, y ocurre cuando un objeto, como un asteroide de nuestro propio sistema solar, pasa frente a una estrella.
 

«Las extremadamente débiles sombras de los asteroides pasan sobre nosotros todos los días», explica Hassan en un comunicado. «Pero el borde de su sombra no es muy definido, sino que surcos de luz rodean la sombra central, como ondas de agua”. Se trata del patrón de difracción, reproducible fácilmente en los laboratorios escolares proyectando un láser a través de una un agujero.
 

La forma del patrón sirve a los investigadores para medir el tamaño o diámetro angular de la fuente de luz, entendida como la dimensión aparente del diámetro ecuatorial de un cuerpo celeste, expresada como ángulo y suponiendo al observador en su vértice.
 

A diferencia del laboratorio escolar, el patrón de difracción de una estrella oculta por un asteroide es muy difícil de medir. «Estas ocultaciones de asteroides son difíciles de predecir», explica Daniel. «Y la única oportunidad de capturar el patrón de difracción es hacer instantáneas muy rápidas cuando la sombra pasa por delante del telescopio».
 

De esta manera, los astrónomos han medido el tamaño angular de las estrellas ocultadas por la luna. Este método funciona hasta los diámetros angulares de alrededor de un miliarcosegundo, que corresponde aproximadamente a ver una moneda de dos céntimos encima de la Torre Eiffel desde Nueva York.
 



Fuente: Tendencias 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 13 =