Inicio / Vida Sana / Los macropuentes, una controversia caída en el olvido

Los macropuentes, una controversia caída en el olvido

Muchos españoles disfrutan, desde hoy, del puente de la Inmaculada. Unos días de vacaciones que se suman a la festividad del martes por la celebración del día de la Constitución, a la que, otros muchos, habrán añadido el lunes para tomarse un descanso. Quizá los más afortunados hayan aprovechado para encadenar toda la semana, uniendo más libranzas que en la Semana Santa.

La última vez que el 6 y el 8 de diciembre coincidieron en el calendario en martes y jueves fue en el año 2011. Entonces, se vivió un intenso debate sobre la necesidad de racionalizar este tipo de macropuentes, con un acuerdo incluido entre la patronal de los empresarios, la CEOE, y los principales sindicatos. La difícil tesitura por la que atravesaba la economía española, y la necesidad de las empresas de aprovechar al máximo el calendario, lo motivaron. No se trataba de eliminar los festivos a nivel nacional, sino de pasar la celebración de algunos de ellos a los lunes. Eran los casos de la Asunción de la Virgen del 15 de agosto al tercer lunes de ese mes; el día de Todos los Santos al primer lunes de noviembre; el día de la Constitución al primer lunes de diciembre; y la Inmaculada Concepción al segundo lunes de diciembre. Cinco años después, vuelve el macropuente de la Constitución y la Inmaculada. Pero el debate, hoy, está en el fondo de un cajón.

Desde la CEOE se destaca que aquella propuesta elaborada junto a los sindicatos se puso en manos del Gobierno, que mostró su intención de activarlo, algo que no se llegó a hacer porque había prioridades más urgentes. “Nuestra posición es la misma que entonces. Estamos abiertos a volver a abrir el debate y a actualizar aquel estudio”, subrayan desde la patronal.

El portavoz del comité ejecutivo de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Francisco Álvarez, afirma que la posición de esta institución es aún más firme de lo que era en 2011: “La competencia entre las empresas es cada vez más global y dura. Y la competitividad de nuestras compañías se nos resbala de las manos con semanas como la actual”. Álvarez insiste en que no se trata de eliminar festivos, sino de compatibilizar el descanso de los trabajadores con la productividad empresarial. “De 240 días laborables al año, solo en 140 las empresas españolas trabajan a la vez. Esto es algo que, sobre todo, afecta a las pymes”, apunta Álvarez, que estima el coste del actual macropuente entre 1.800 y 2.000 millones de euros, sumando coste de no trabajar, costes de oportunidad y los picos de abstentismo en los días que sí son laborables. “No entendemos por qué no se llevó la propuesta adelante.La competitividad no se gana solo reduciendo costes, sino también en este tipo de medidas”, sentencia Álvarez.

Desde uno de los principales sindicatos se subraya que “nadie puede negar el esfuerzo de los trabajadores por llegar a un acuerdo. Pusimos nuestro grano de arena”, además de afirmar que las empresas sufren problemas peores para su competitividad, como los costes energéticos o los logísticos. El año próximo, también habrá macropuente: el 6 de diciembre será miércoles, y el 8, viernes.



Fuente: Cinco días

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

«No hay aplicación móvil que reemplace a un entrenador»

Hoy en día en todos los dispositivos móviles hay apps para hacer ejercicio. ¿Hasta qué …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: