Inicio / Ciencia / Los óvulos imitan a los bebés para su crecimiento

Los óvulos imitan a los bebés para su crecimiento

Tanto en los seres humanos como en los demás mamíferos, las células reproductoras femeninas, llamadas óvulos, necesitan alimentarse para mantenerse fértiles.

Los óvulos se alimentan a través de pequeños tubos llamados filopodios, que son como extensiones capilares de las membranas que sirven de alimentación a las células. Los filopodios deben superar un espeso muro que recubre al óvulo para poder alimentarlo.

Hasta ahora no se sabía en qué momento ni cómo se forman los filopodios, pero una nueva investigación desarrollada en la universidad McGill de Quebec (Canadá) ha descubierto qué es lo que ocurre cuando un óvulo necesita alimentarse y cómo se efectúa la comunicación entre las células para la formación de los filopodios.

Lo primero que descubrió esta investigación es que el óvulo es el responsable de su propio crecimiento y que sus capacidades de comunicación están muy desarrolladas.

Cuando llega el momento de alimentarse (cuando “tiene hambre”), envía señales a las células del entorno. Estas señales aumentan a medida que el óvulo va creciendo, para que generen tantos filopodios como va requiriendo su desarrollo. Este comportamiento recuerda al de los bebés cuando lloran para reclamar su alimento.

El estudio, publicado en Current Biology, revela que los así llamados factores de crecimiento procedentes de los óvulos son los que provocan la multiplicación de filopodios.

Los factores de crecimiento (GF) son un conjunto de sustancias, la mayoría de naturaleza proteica, que desempeñan una importante función en la comunicación intercelular. Estos factores de crecimiento actúan directamente sobre el mecanismo genético de las células foliculares que rodean al óvulo y que se encargan de su alimentación y mantenimiento.

Uno de los aspectos destacados de este descubrimiento es que el propio óvulo es el principal responsable de su propio crecimiento. Según explica el investigador principal, Hugh J. Clarke, en un comunicado de la citada universidad, “hemos demostrado que el óvulo  desempeña un papel activo en la creación del entorno que necesita para su desarrollo”.

Esta investigación constató asimismo que el conjunto de procesos de desarrollo del óvulo, así como su interacción con el entorno, no es estático, sino muy dinámico.  Y algo no menos relevante: que la producción de filopodios disminuye con el envejecimiento.



Fuente: Tendencias 21

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Nuevo avance para resolver el misterio de los rayos cósmicos

Un equipo internacional de científicos ha identificado la procedencia de un neutrino detectado el año …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − dos =

Close
Síguenos en: