Home / Ciencia / Los padres tardan seis años en recuperar el sueño tras el parto

Los padres tardan seis años en recuperar el sueño tras el parto

Un reciente estudio ha demostrado que los padres no recuperan sus hábitos normales de sueño hasta pasados seis años desde el nacimiento de sus hijos. Los expertos inciden en la importancia de cuidar la calidad del sueño, ya que no descansar bien tiene efectos negativos para la salud.
 

La investigación fue dirigida por la investigadora Sakari Lemola, de la Universidad de Warwick (Inglaterra), quien reclutó especialistas del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW Berlín) y de la Universidad de Virginia Occidental, en Estados Unidos. Los datos se obtuvieron del Panel socioeconómico alemán (SOEP), un estudio longitudinal que recopila datos estadísticos de los hogares alemanes, realizando entrevistas anuales a los mismos sujetos durante décadas.
 

El equipo de Lemola analizó el sueño de 4.659 padres alemanes (2.541 mujeres y 2.118 hombres) que habían tenido su primer, segundo o tercer hijo entre 2008 y 2015.
 

«Varios estudios han revisado la asociación entre la duración del sueño y tener hijos», explica Kelly Sullivan, experta en sueño de la Universidad del Sur de Georgia (Estados Unidos), en Gizmodo. «Este estudio es particularmente informativo porque sigue sistemáticamente al mismo grupo de personas a lo largo del tiempo, evitando así muchas de las limitaciones con las que se encuentran otros diseños de estudios».
 

Las madres duermen menos
 

El nuevo estudio señala cómo disminuyen y se interrumpen los picos de sueño durante los primeros tres meses después del nacimiento de un niño, un momento difícil cuando los bebés están inquietos y necesitan atención casi constante.

Durante este período inicial, las madres del estudio indicaron que dormían una hora menos que antes, mientras que los padres dormían una media de 15 minutos menos. En los dos o tres meses siguientes, las madres obtuvieron 30 minutos adicionales de sueño, mientras que los padres se mantuvieron los tiempos anteriores.

Según Sullivan, «los problemas para dormir son comunes y prevalecen más entre las mujeres». El sueño satisfactorio en las progenitoras mejora a medida que pasa el tiempo, pero «no alcanza los niveles previos al embarazo incluso hasta seis años después del parto». Para entonces, las madres aún duermen 20 minutos menos que antes del embarazo.

Además, las madres que amamantaron también indicaron una leve disminución en la satisfacción del sueño en comparación con las madres que alimentaron con biberón a sus bebés. El sueño del padre no se vio afectado por la lactancia materna o la alimentación con biberón.

«Las madres, incluidas las trabajadoras, todavía tienen más responsabilidades de crianza en el hogar y pasan más tiempo en estas tareas en comparación con los padres en la mayoría de los países industrializados», justifican los autores.
 



Fuente: Tendencias 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + veinte =