Inicio / Deportes / McLaren toca fondo con Alonso

McLaren toca fondo con Alonso

Eran las ocho y cinco de la noche en Suzuka cuando Fernando Alonso gesticulaba con las manos intentando explicar algo a un Zak Brown que asentía con la cabeza las demandas del asturiano. No merece el doble campeón español de F1 lo que le está pasando en el año de su retirada. No merece uno de los más grandes tener un coche tan malo.

Alonso comenzó la temporada con un sensacional quinto puesto y unas declaraciones en las que venía a decir que a partir de ahí iban a ir hacia delante, que todo iba a mejorar. Pero lo cierto es que no ha sido así, la temporada más allá de ese resultado de Melbourne, la carrera de Bakú, cuatro séptimos entre ellos el fantástico de Singapur, y alguna que otra exhibición del astur solo puede calificarse de desastrosa para McLaren.

Un año en el que despidieron al jefe deportivo del equipo, Eric Boullier, aunque en Francia dijera Brown delante del francés que seguiría hasta Abu Dhabi todo el equipo. Y en el que también decidieron prescindir del director técnico, un histórico de Woking como Tim Goss. A cambio Gil de Ferrán, un hombre de la confianza de Brown, ocupó el puesto de Boullier y en el área técnica ganó peso Andrea Stella, el que fuera ingeniero de pista de Alonso en Ferrari. De momento el cambio no ha sido para bien, todo lo contrario.

En McLaren anuncian cada fin de semana mejoras, pero lo cierto es que el coche se parece más al que terminó el pasado año en Abu Dhabi que a uno evolucionado que hubiera concluido este año. La gran evolución llegó en Barcelona y le sirvió a Alonso para meterse en la Q3 de manera holgada, a partir de ahí el desierto. Y el coche es prácticamente igual al del GP de España mientras equipos como Sauber o Force India mejoran continuamente. En el primer caso se pueden entender por la ayuda de Ferrari de manera indirecta, pero en el segundo estamos hablando de una escudería que ha estado a punto de desaparecer y sin embargo son mucho más competitivos que el MCL33.

En Suzuka son claramente el coche más lento de la parrilla, peor incluso que el Williams, la otra escudería histórica que pena por los circuitos. Quizá en carrera puedan mejorar algo, aunque no será fácil. Estamos hablando de un equipo que cambió de motor con la intención de llegar al nivel de Red Bull, pero con el mismo propulsor Renault Verstappen saldrá tercero en la parrilla mientras que Alonso será decimoctavo y Vandoorne decimonoveno. La peor situación en parrilla de todo el año. Aunque recordemos que el belga jamás se clasificó para la Q3 y el asturiano tres veces, la última en Mónaco.

Con este resultado podemos decir que McLaren toca fondo porque ha habido momentos en los que han estado peor por problemas de fiabilidad con el motor Honda, pero en el cuarto año del asturiano y con el propulsor Renault ser el coche más lento no es aceptable.

En la rueda de prensa Gil de Ferrán se limitó a decir algo que ya han argumentado otras veces, que saben dónde están los errores, que el túnel del viento, que tienen previsto solucionarlo… Nada. Y Zak Brown sonriendo por allí. La afición a Alonso no está tan feliz, quieren ver a su ídolo despidiéndose de otra manera. No lo merece.


Fuente: AS

Sobre

Ver también

El Hoffenheim busca su primera victoria en Champions

Después de una difícil victoria en Ligue 1, el Lyon viaja a Hoffenheim sin su …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =