Menú nutritivo para la semana

¿Qué cocinar? Consejos para planificar un menú nutritivo para la semana

¿Sabías que más del 50% de los problemas de salud se resuelven corrigiendo la alimentación? Es decir, mejorando el consumo, digestión y asimilación del alimento. Es por ello necesario contar con un menú nutritivo para la semana.

A diario nos encontramos con el dilema de qué cocinar, algunas veces no tenemos los ingredientes necesarios para preparar lo que queremos. En otras ocasiones no te queda otra alternativa que terminar comiendo esa comida que tienes en la dispensa y que está a punto de vencerse.

La mejor fórmula para comer saludable y sin necesidad de hacer gastos innecesarios, es planificando un menú semanal para que tú y toda tu familia disfrute del placer de comer delicioso. Y lo más importante ingiriendo alimentos que te aportan los nutrientes y vitaminas que tu cuerpo necesita.

A continuación, te presentamos algunos consejos para planificar con éxito un menú nutritivo para la semana.

¿Cuáles son las ventajas de planificar un menú nutritivo para la semana?

Menú nutritivo para la semana

Las principales ventajas de planificar todas tus comidas, por medio de un menú nutritivo para la semana, son las siguientes:

  • No pierdes tiempo en pensar qué comerás cada día.
  • Podrás visualizar de una manera rápida si tu alimentación es variada.
  • Te permite ahorrar dinero, ya que sacas provecho de los alimentos que dispones y no desperdicias tanta comida.
  • No realizas gastos innecesarios comprando cosas que no vas a utilizar, sino que adquieres solo lo que requieres para completar las recetas planificadas.
  • Evitas que verduras y frutas se dañen.
  • Con anticipación, conoces qué tipo de comida prepararás o calentarás para el día.
  • No tendrás más discusiones con los miembros de tu familia sobre qué cocinar.

Consejos para un menú nutritivo para la semana

Escoge un día de la semana

Para empezar, debes seleccionar un día de la semana y una hora determinada, en la cual puedas dedicar unos minutos para realizar la planificación de las comidas de la semana. Lo ideal es que establezcas una rutina y conviertas esto en un hábito semanal.  

Realiza una revisión previa de los alimentos que dispones

Antes de realizar tu rutina de planificación semanal, debes verificar qué alimentos tienes a tu disposición en el frigorífico, el congelador y en la dispensa. La finalidad de hacer esta revisión, es conocer cuáles alimentos están próximos a vencerse y, así puedas incorporarlos al siguiente menú semanal.

Pide a tu familia que participe de la elaboración del menú nutritivo para la semana

Te resultará mucho más sencillo si solicitas la colaboración de tu familia en la elaboración del menú semanal. De esta manera, cada miembro expresa sus preferencias en cuanto a la comida que desearía se preparara. Para hacer esta actividad equitativa, cada miembro de la familia puede escoger una comida.

Utiliza una plantilla

Se recomienda que utilices una plantilla que te sirva de guía al momento de elaborar tu menú semanal, en internet podrás encontrar varias opciones. De esta manera, tendrás organizadas las comidas y también tienes la opción de colocar la plantilla en un lugar visible en la cocina, a manera de información para toda la familia.

Congela los alimentos que te sobren

Congelar alimentos es la mejor manera de ahorrar la comida, ya que al congelar lo que te sobre podrás obtener una comida adicional para otro día de la semana. Esta acción te ayudará a ahorrar dinero y tiempo.

Recuerda que la regla básica de un menú nutritivo para la semana es que sea equilibrado

Para conseguir que tu menú sea equilibrado, lo recomendable es que incluyas carnes blancas, lácteos, frutas, hidratos de carbono y aceite de oliva. En ocasiones, también podrás incorporar carnes rojas, mantequilla y embutidos. Lo correcto es comer tres o cuatro veces a la semana carne y pescado y, dos veces por semana ingerir arroz, pasta y legumbres.

Utiliza alimentos de temporada

Al utilizar los alimentos de temporada, obtienes dos beneficios: son los más saludables disponibles y los más económicos. Notarás de forma inmediata el ahorro al comprar hortalizas, frutas y verduras típicas en cada temporada.

No consumir alimentos procesados

Si en realidad deseas que tu menú semanal sea nutritivo y saludable, debes evitar el consumo de alimentos procesados. Trata de no incluir carnes procesadas, refrescos, patatas fritas, salsas, galletas y todo lo que sea comida rápida.

Recomendaciones para organizar tu menú

A continuación, te damos algunas recomendaciones para que organices tu menú semanal, a menos que ya poseas un menú preestablecido por alguna indicación médica.

  • Todos los días debes incluir en tus comidas verduras y legumbres, bien sea en el plato principal o como acompañante de un tipo de proteína, cereal o hidrato.
  • Elige qué día de la semana comerás carne y pescado.
  • Una recomendación para un día de la semana puede ser los vegetales con pasta.
  • Agrega algún plato nuevo a tu menú semanal.

Si durante algún día de la semana te sientes atareada y tus obligaciones laborales no te dejan tiempo para la cocina, tranquila es normal que necesites dedicarte un tiempo para ti. Para esos casos, coloca como nota en tu menú, hacer algunas verduras al vapor o en el microondas, también puedes recalentar un tupper.

Lo ideal es que, si durante la semana debes asistir a algún evento o cena, la registres en la planificación de tu menú, para que así, no repitas el mismo tipo de alimento.

Dale el protagonismo a un alimento por día

Otra de las recomendaciones que puedes implementar, es la de plasmar en tu menú por cada día de la semana el tipo de alimento que resaltará en la preparación de tus comidas. Por ejemplo:

  • Lunes: frutas.
  • Martes: carne blanca.
  • Miércoles: verduras.
  • Jueves: pescado.
  • Viernes: legumbres.
  • Sábado: carne roja.
  • Domingo: hidratos.

Por lo general, los fines de semana son los días que se acostumbra a salir a comer fuera con familiares y amigos. Si es tu caso, apunta estos eventos en tu planificación semanal, así evitas comprar comida para ese día y no desperdicias alimentos. Además, ahorras dinero.

Para finalizar, recuerda que lo ideal es que comiences poco a poco, verifica cuál receta se adapta más a tus necesidades y con cuál te sientes mejor. La finalidad es que aprendas, mejores y perfecciones tu planificación semanal del menú.

Al realizar una planificación semanal de tu menú, podrás disponer de más tiempo para llevar a cabo otras actividades que quieres hacer pero por falta de tiempo no has podido emprender.

Si además de cumplir a cabalidad lo planificado en tu menú semanal, incorporas a tu rutina la práctica de un deporte, verás cómo tu bienestar tanto físico como emocional mejorará, haciéndote sentir mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.