Inicio / Noticias / España / Moncloa retrasa los Presupuestos a la primera quincena de febrero

Moncloa retrasa los Presupuestos a la primera quincena de febrero

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 parece que no llegarán al Congreso de los Diputados antes de la primera quincena de febrero. Para esa fecha esperan ahora que se produzca el acto en el que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, los presenta en la Cámara Baja, con el objetivo de que estén aprobados antes de mayo, con carácter retroactivo de 1 de enero. La cosa va lenta, pero si el acuerdo con el PNV avanzase más rápido, los plazos se acortarían y entonces sí podría ser que llegasen al Congreso a finales de enero, como ha manejado también como previsión el Ejecutivo.

La justificación de que la negociación vaya tan despacio es que necesitan asegurarse al menos 175 votos, valdría el empate para rechazar las enmiendas de totalidad que presente la oposición y ahí siguen siendo clave los escaños del PNV, que se sumarían a los que ya sostuvieron la investidura de Mariano Rajoy. Fuentes populares explican que también es «factible» que pueda apoyarlos el diputado de Nueva Canarias, que en las últimas elecciones generales se ha presentado en coalición con el PSOE. Fuentes parlamentarias subrayan, asimismo, que no hay prisa en estos momentos para enviarlos al Parlamento porque casi todo lo que pide Bruselas ya está aprobado.

Hay que tener en cuenta que en junio todos los Gobiernos empiezan ya a preparar el siguiente Presupuesto para entregarlo en las Cortes en la fecha más cercana al 30 de septiembre, último día que marca la Constitución para que no haya prórroga.

El presidente del Gobierno se ha implicado personalmente en la negociación de las cuentas para el próximo año, sin perjuicio de que también intervienen en este proceso el ministro de Hacienda y la vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría. Aunque el acercamiento avance despacio, en Moncloa no hay preocupación por el resultado. El discurso oficial insiste en que los Presupuestos no se pueden dar por aprobados aunque haya salido adelante el techo de gasto, y que hace falta «trabajar y mucho diálogo».

Pero en el fondo en el Gobierno no preven el escenario de que no se aprueben, una situación que supondría ir de nuevo a elecciones. «La presión se mantendrá hasta el último momento, pero todos saben cuánto pueden tensar la cuerda y las consecuencias de que la cuerda se rompa», sentencian desde el Ejecutivo. Es decir, lo que argumentan es que a ningún partido de la oposición le interesa que haya de nuevo elecciones y que «esto exige colaboración en la estabilidad». El mensaje de tranquilidad sobre el resultado de la negociación también lo han hecho llegar por los canales correspondientes a Bruselas y a la canciller alemana, Angela Merkel.

Las conversaciones formales con los grupos se han abierto en cuanto se ha aprobado el techo de gasto, que pasó la semana pasada su último tramite en el Congreso de los Diputados. En las últimas semanas se han visualizado guiños a la relación del Gobierno con el PNV que tienen inevitablemente una lectura respecto a lo que pueda ocurrir en la votación presupuestaria. El propio líder del PNV, Andoni Ortuzar, anunció la semana pasada en una entrevista en Efe que la negociación la lleva personalmente Rajoy y que ya han mantenido varias conversaciones con él.

En esta negociación el Gobierno se va a centrar en los nacionalistas vascos y en Ciudadanos. Aunque también van a tantear a los socialistas para ver hasta dónde pueden estirar la disposición del PSOE a ejercer una oposición útil siempre que logre contrapartidas. Aunque hay que tener en cuenta que en los contactos que Rajoy mantiene con el presidente de la gestora, Javier Fernández, la posición del PSOE sigue siendo la de presentar una enmienda a la totalidad al proyecto que presente el Gobierno, como siempre han hecho cuando han liderado la oposición. Otra cosa es cómo se maneje luego el Grupo Socialista en el debate en comisión de las enmiendas que se incorporarán al texto antes de su aprobación final en el Congreso. De hecho, el PSOE ya ha trasladado al PP que sí que negociarán las enmiendas para intentar introducir en las cuentas públicas algunos de sus compromisos electorales.

Su estrategia es la misma que en el techo de gasto, diferenciarse de Podemos en su capacidad de influir como principal partido de la oposición. La enmienda a la totalidad no supone, aclaran fuentes socialistas, renunciar a participar en la negociación parcial de las enmiendas. Un tramite que se abriría después de que el Congreso de los Diputados vote en Pleno los vetos al proyecto presupuestario.

De momento, ese techo de gasto de 2017 y los objetivos de Estabilidad Presupuestaria serán validados el martes en el Senado, después de que hayan sido ratificados por la Cámara Baja junto con medidas impositivas que ayudarán a aumentar la recaudación y cumplir con el déficit.



Fuente: La Razón

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta

La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

ERC y JuntsxCat planean rechazar la vía unilateral de cara al 21-D pero la CUP se niega

ERC y JuntsxCat remitieron a la CUP la semana pasada un primer borrador sobre los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: