Inicio / Banca / Monte dei Paschi busca evitar la nacionalización

Monte dei Paschi busca evitar la nacionalización

El consejo de administración de Monte dei Paschi para valorar las posibles medidas para afrontar el futuro de la entidad. Al cierre de esta edición, no se conocía si el máximo órgano se había decantado por alguna opción, pero fuentes de Reuters aseguraron que la dirección del banco apuesta por una salida en el que se capten nuevos accionistas en el mercado que refuercen el capital, apuntando a la intención de Catar de invertir más de 1.000 millones.

La solución privada de última hora que está siendo elaborada por el banco, asesorado por JPMorgan y Mediobanca, consiste en una conversión de deuda a capital de 40.000 inversores minoristas con 2.100 millones de euros de bonos subordinados del banco, pero esto requiere la aprobación del supervisior Consob.

Las esperanzas de Monte dei Paschi quedaron el viernes sepultadas después de que el BCE denegara la prórroga solicitada por la entidad italiana. El pasado 7 de diciembre, tres días después del triunfo del no en el referéndum para la reforma de la constitución, el banco pidió a la institución europea un aplazamiento hasta el 20 de enero para completar la ampliación de capital de 5.000 millones ante las dificultades de obtener fondos para completar la recapitalización antes de que concluya el año. Todo ello en un entorno de fuerte inestabilidad política que obliga a la entidad a pedir ayuda pública.

El banco toscano cuenta con 16.000 millones en activos y alrededor de 25.600 trabajadores. Se trata de la tercera entidad financiera del país, tras Intesa Sanpaolo y Unicredit, además de contar el honor de ser el banco más antiguo del mundo, cuyos orígenes se remontan a 1472.

La decisión de este domingo se produce en medio de un cambio de Gobierno en Italia, ya que tras la dimisión de Matteo Renzi como primer ministro, el anterior responsable de Exteriores, Paolo Gentiloni, ausmió el cargo, y enfilaba un intento de formar nuevo Ejecutivo.

El Monte dei Paschi, que tuvo el peor resultado de las pruebas de tensión europeas este verano, pidió al BCE una prórroga de tres semanas hasta el 20 de enero para recaudar el dinero necesario para evitar el colapso debido a la agitación política desencadenada por la renuncia de Renzi. Sin embargo, el BCE rechazó el viernes la petición, alegando que un retraso sería de poca utilidad y que ya era hora de que intervenga Roma.

Los últimos datos apuntan a que los bonistas asumirían las pérdidas, cumpliendo así con uno de los requisitos de la directiva europea de rescates bancarios que entró en vigor en enero de este año. Tras la gran crisis financiera comenzada en 2008, el nuevo objetivo es que accionistas y acreedores asuman pérdidas antes de que el contribuyente lo haga mediante un rescate con dinero público.

La fórmula de rescate sobre la que trabajaba el Gobierno, con coste para el contribuyente, iría en contra de la directiva europea que establece que deberán ser los accionistas, dueños de híbridos y deuda subordinada y depositantes con más de 100.000 euros –por orden de prelación– los que deberán sufrir los costes del rescate.

La reacción del mercado a la negativa del BCE no se hizo esperar y al cierre del viernes Monte dei Paschi, que llegó a subir un 1% antes de saltara la noticia, concluyó con una caída del 10,55%. El resto de entidades italianas se vieron arrastradas. Banca Popolare di Milano cedió un 4,3%; Banco Popolare, un 3,8%, Mediobanca retrocedió un 2,8% y Unicredit, un 2,34%.

Italia, que durante los años más duros de la crisis se ha mostrado reticente a pedir ayudas públicas para sanear su banca, tenía preparada una inyección de dinero público por 2.000 millones de euros y trabajaba para convencer al fondo soberano de Catar de que destinara 1.400 millones a la entidad con problemas, aunque en los últimos días esta posibilidad comenzaba a ponerse en duda. La inyección pública procedería de la compra de deuda subordinada emitida por el banco que, posteriormente se convertiría en acciones. Una vez ejecutada esta operación, el Estado pasaría a ser el accionista de referencia con el 40% del capital de la sociedad. A día de hoy su participación en el banco se limita al 4%.

El Monte dei Paschi, que tuvo el peor resultado de las pruebas de tensión europeas este verano, pidió al BCE una prórroga de tres semanas hasta el 20 de enero para recaudar el dinero necesario para evitar el colapso debido a la agitación política desencadenada por la renuncia de Renzi. Sin embargo, el BCE rechazó el viernes la petición, alegando que un retraso sería de poca utilidad y que ya era hora de que intervenga Roma, dijo una fuente cercana al asunto.

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
mso-fareast-language:EN-US;}

Fuente: Cinco días

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Guerra por el voto pensionista

Las pensiones se han convertido en el nuevo objeto de deseo para captar votos. Los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: