Inicio / Animales / Mucho cuidado con ventanas y balcones si tenemos gatos en pisos altos

Mucho cuidado con ventanas y balcones si tenemos gatos en pisos altos

Cuando alguien pretende adoptar un gato, en cualquier asociación protectora seria es fácil que hagan bastantes preguntas sobre el sitio en el que vivimos y sobre si el gato podría tener acceso a ventanas o balcones, sobre todo si se trata de un piso elevado; puede que incluso quieran visitar nuestra casa.

No les preocupa porque no quiera dar a sus gatos en adopción o porque tiene tengan una malsana curiosidad, nada más lejos de su intención, lo que desean es asegurarse de que el gato (o los gatos, ya os he contado en el pasado que mejor adoptar una pareja bien avenida que se hará compañía) tendrá un entorno seguro.

Hay gatos más aéreos que otros, los hay que son felices sin subir a las alturas y otros que no saben vivir sin ellas, pero cualquier gato correr el riesgo de caer, sobre todo cuando son más jóvenes, temerarios e inexpertos. También son más proclives a sufrir caídas aquellos que no están esterilizados.

Aunque son agilísimos equilibristas, no son infalibles y no es nada raro que, por una distracción o un error de cálculo, acaben con sus huesos en el suelo.

De hecho no es que no sea raro, es que entre los accidentes que suelen sufrir los gatos domésticos, el más frecuente es la caída desde grandes alturas. Caídas que se pueden traducir en que se pierdan o/y que sufran lo que se denomina como el síndrome del gato paracaidista o volador, un cuadro clínico típico que suele incluir lesiones internas y rotura de mandíbula, o incluso que mueran.

No obstante hay un alto índice de supervivencia a estas caídas libres, debido a que adoptan instintivamente la mejor postura para amortiguar el golpe.

Debería sobrar decir que, si nuestro gato cae hay eje llevarlo inmediatamente al veterinario, aunque aparentemente no tenga nada. Los gatos apenas manifiestan dolor con demasiada frecuencia, incluso estando graves.

La única receta es evitar estas caídas es limitar su acceso a alféizares y barandillas. Mosquiteras, rejas, mallas, cerrar habitaciones que se ventilan, poner topes a las ventanas que impidan que se abran más que unos pocos centímetros… las soluciones varían en función de cada hogar, pero es recomendable buscarlas, poner el remedio antes que la enfermedad.

Y si se vive a ras de suelo tampoco es buena idea dejarles vagabundear a su libre albedrío. Hay muchos posibles peligros, tanto en entornos rurales como urbanos.


El gato que acompaña este texto se llama Campanil y necesita un hogar.

No sabemos nada sobre su vida pasada. Lo encontramos vagando en la calle con una pata herida. Desde el primer momento se mostró bastante sociable con humanos, no tenía miedo. Lo que nos hace pensar que probablemente haya sido abandonado. Este precioso gatito tiene poco más de un año, está sano. Su patita ya está curada. Es cariñoso, tranquilo y sociable.

Se entrega con chip, vacunas al día y contrato de adopción

Contacto: [email protected] 670959688

La entrada Mucho cuidado con ventanas y balcones si tenemos gatos en pisos altos aparece primero en En busca de una segunda oportunidad.



Fuente: 20 Minutos

Sobre

Ver también

Ellos también son nuestra familia, algo a reivindicar en el #DíadelaFamilia

Este 15 de mayo es el día de la familia. Probablemente veréis muchos titulares vinculados …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 11 =

Close
Síguenos en: