Inicio / Deportes / Baloncesto/Basket / Navarro: “La noche anterior a mi debut me costó dormir”

Navarro: “La noche anterior a mi debut me costó dormir”

Juan Carlos Navarro mira hacia atrás y recuerda a aquel escolta de 17 años que saltó a la pista del Palau Blaugrana un domingo, 23 de noviembre de 1997, con el número cinco a la espalda y a falta de dos minutos para el final del primer tiempo. Después lo haría en los últimos nueve minutos del partido ante el Coviran Granada (99-75), en el que sumó 10 puntos. Su sueño dura ya 20 años.

La baja de Rafa Jofresa por lesión y los problemas físicos de los vinculados Juan Pedro Cazorla y Chema Marcos obligaron al entonces técnico azulgrana Joan Montes a buscar un base para poder relevar en caso de necesidad al base titular Sasha Djordjevic. ¿Cuándo le dicen que usted es el elegido?

No recuerdo si fue durante la semana o el último día. Nunca llegué a pensar que jugaría, pero todo fue muy bien. Además, ese mismo día reaparecía Roberto Dueñas y eclipsé un poco ese retorno ya que el Palau empezó a aplaudirme y animarme.

¿Durmió bien la noche anterior?

No. Me costó un poco, pero por otro lado estaba muy feliz de poder tener esa oportunidad cuando menos lo pensaba.

Usted asombró con 10 puntos en 10:43 minutos en pista con una serie de 2 de 3 de dos, 6 de 9 en tiros libres, 2 rebotes ofensivos, 1 asistencia, 1 balón perdido y 5 faltas recibidas para 12 de valoración. ¿Qué le pasó por la cabeza?

Fui a saco todo el tiempo que estuve en pista y todo me fue saliendo de manera encadenada. La verdad es que cuando acabó el partido casi no me lo creía.

¿Qué le dijeron en el vestuario?

Todos me felicitaron. Recuerdo que la prensa pidió que saliera a hablar, algo que no había hecho mucho, o casi nada, hasta entonces. Si soy sincero ese momento no esperaba tener una carrera como la que he tenido en estos 20 años.

Ese día en el Palau había 5.800 espectadores, pero uno era muy especial. ¿Lo recuerda?

Por supuesto, era Vanesa, mi esposa. Había estado dos años detrás de ella hasta que me hizo caso. Entonces era mi novia desde hacia apenas un año y ha sido una de las personas más importantes, por no decir la más, en mi carrera porque ha vivido conmigo muchas cosas; no muchas, todas.

Lo ha ganado todo menos un oro olímpico y un anillo de la NBA, pero lo mejor de esos veinte año han sido sus dos niñas: Lucía (13 años) y Elsa (11). ¿Es así?

Lo de la NBA no cuenta, pero es cierto que Vanesa, la mujer con quien siempre he querido estar y ellas dos son lo mejor de toda mi carrera.

Sus amigos del pueblo, los de Sant Feliu de su infancia, aunque usted vive ahora en Sant Joan Despí, lo siguen siendo. ¿Es esta otra de las mejores cosas de su carrera?

Sant Feliu está al lado, mis padres siguen allí y muchas veces soy yo el que va allí y son los mismos amigos que tenía en 1997. Esto 20 años después es muy importante para mí.

Y Pau Gasol ¿Qué clase de amigo es?

Él es especial y está a otro nivel de amistad. Del 97 al 2000 yo era más importante que él tanto en la Selección como en el Barça, pero después mejoró y….

De estos veinte años, hubo una temporada (2007-2008) en Memphis Grizzlies. ¿Hubiera ido a la NBA si Pau no hubiese estado allí?

Sin él en Memphis no hubiese dado ese paso. Además, le hago broma muchas veces sobre que me dejó tirado allí a mitad de temporada, pero para él fue un momento importante en su carrera y, como se sabe, le fue muy bien.

Al comienzo de esta temporada se han cumplido 25 años de su llegada al Barcelona con solo 12 años. ¿Quien le llevó al club?

Fue Antonio Maceiras, entonces coordinador de los equipos de base, que vino a verme a Sant Feliu (jugaba en el Santfeliuenc). La verdad es que yo no destacaba tampoco mucho, pero jugaba contra rivales de uno o dos años mayores que yo y pensó que si jugaba contra los de mi misma edad podría hacer cosas. Era un jugador rápido y que me dedicaba más que nada a anotar.

Lleva usted 1.098 encuentros vistiendo la camiseta del primer equipo del Barcelona. ¿Que recuerda como lo mejor y lo peor de todo este tiempo?

Lo mejor fue la Euroliga de 2003 en el Palau Sant Jordi porque era algo que el club y los aficionados querían desde hacía tiempo, porque habían pasado muchas cosas antes y se habían perdido muchas Final Four. Aún así yo me quedo con la Euroliga que ganamos en 2010 en París (ante Olympiacos por 86-68) porque yo era un jugador más importante que en el 2003 (Fue el MVP de la Final).

¿Y lo peor?

Creo que la temporada pasada fue muy difícil.

El papel que tiene ahora en el Barcelona ¿Es el más difícil de estos 20 años?

Sí. A veces cuesta asumirlo pero es algo que ya está hablado con el entrenador. Se trata de estar preparado para jugar en cualquier momento, de ayudar al equipo tanto dentro como fuera de la pista… Pero no voy a mentir: a veces cuesta asumirlo y más ahora que me encuentro bastante bien físicamente. A veces me gustaría jugar más, pero trabajo duro en cada entreno para intentar ganarme minutos.

¿Se sufre mucho en el banquillo?

Mucho más que si estás en la pista porque todo se ve diferente. Es mucho más difícil tener una oportunidad en un partido y saber que si no haces un tiro bueno o no defiendes bien no vas a tener otra oportunidad en ese partido. Antes era distinto porque sabías que jugabas 25 o 30 minutos y tenías más margen. Asumir esto no me cuesta solo a mí, sino también a cualquier compañero en mi misma situación.

Usted dijo que quería seguir este año para ganar su tercera Euroliga ¿Van las cosas como tenía previsto?

Aún es pronto para decir nada. Estamos siendo irregulares, pero en los partidos que jugamos bien se nota el potencial del equipo. Tenemos que buscar una línea más constante y regular. A muchos equipos les ha pasado lo mismo que a nosotros y esto es normal con tantos partidos. Todavía tenemos que trabajar muchísimo porque lograr una Euroliga es complicado con tantos equipos importantes.

¿Firmaría usted ahora mismo hacer lo mismo si volviese a nacer?

Sí. No me arrepiento de nada. Quizás podría mejorar algunas cosas, pero estoy contento y físicamente me encuentro bien.

Usted ya no está en la Selección, pero ¿Qué opina del tema de las Ventanas FIBA?

Eso es una situación complicada porque a ningún jugador le gusta que le pongan en la disyuntiva de ser él quien tiene que decidir. Pero no hay otra, y confiamos en los jugadores que han ido a la Selección porque seguro que lo harán bien.

¿Es complicado para los jugadores?

Los jugadores siempre estamos en el punto de mira y espero que todo esto se arregle. Porque tener tantos partidos a mitad de temporada con unos a los que no convocan (los NBA) y otros a los que sí… al final no estamos al mismo nivel.



Fuente: AS

Sobre

Ver también

Gasol, Calderón, Durant… 91 NBA ya pueden ser traspasados

Los jugadores que firmaron sus nuevos contratos sin Bird Rights (excepción que permite renovar el contrato …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: