Inicio / Vida Sana / Nuevo fármaco contra el tumor de piel de células de Merkel metastásico

Nuevo fármaco contra el tumor de piel de células de Merkel metastásico

Los afectados con un carcinoma de células de Merkel (CCM) metastásico ya tienen una opción terapéutica que eleva las posibilidades de supervivencia, con calidad de vida. Avelumab –comercailizado como Bavencio, resultado de la unión de la experiencia de Merck y Pfizer– supone la primera y única inmunoterapia para el tratamiento de estos pacientes que sufren un tipo de cáncer de piel que resulta más agresivo que el melanoma y es considerado como una enfermedad «poco frecuente» para la que hasta ahora no existía ninguna terapia indicado.

Esta patología se manifiesta a través de nódulos enrojecidos de rápido crecimiento en zonas expuestas (cabeza, cara, piernas y brazos) que pueden expandirse a los ganglios linfáticos sin provocar dolor ni picor al paciente. «La aparición de pequeñas lesiones en la piel se puede asociar fácilmente a la edad y no a tumores, retrasando el diagnóstico y reduciendo las posibilidades de curación», asegura el responsable de la Unidad de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del Servicio de Oncología del Hospital Universitario Vall de Hebrón y del Instituto Oncológico Vall de Hebrón (VHIO), Jaume Capdevila.

Pocos, pero agresivos

En Europa se diagnostican alrededor de 2.500 casos cada año y afecta a un grupo concreto de la población, ya sea por su edad avanzada –habitualmente mayor de 75 años– o por presentar enfermedades concomitantes que provocan un estado de inmunosupresión a los pacientes. Hasta ahora, estos pacientes no disponían de ninguna opción de tratamiento indicada y su pronóstico resultaba dramático, especialmente en estadio metastásico (entre el cinco y 20% de los pacientes de este subgrupo presentaba una supervivencia superior a cinco años).

Por su parte, Ana Arance, especialista senior del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínic Barcelona, explica que «la inmunooncología es una estrategia terapéutica muy atractiva porque permite al sistema inmune reconocer, actuar y eliminar a las células tumorales, dondequiera que estén en el cuerpo, lo que la convierte en un arma universal. Los ensayos clínicos han demostrado que la molécula ofrece la posibilidad de un control a largo plazo de esta enfermedad que se mantiene incluso después de que el tratamiento ha sido completado».


Fuente: La Razón

Sobre

Ver también

Guirigay en la industria por el reparto del pastel

La aplicación del acuerdo suscrito entre Farmaindustria y el Ministerio de Hacienda del anterior Gobierno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =