Inicio / Vida Sana / Por qué los daneses son los más felices

Por qué los daneses son los más felices

La sede del Instituto de Investigación sobre la Felicidad, un grupo independiente que se dedica al estudio del bienestar y la calidad de la vida se encuentra, curiosamente, en Copenhague (Dinamarca). Y de lunes a viernes hay velas encendidas todo el día en la oficina de este think tank, fundado en 2013, después de observar el interés que despertaba en todo el mundo el concepto de la felicidad. De momento, no hay chimenea, pero no lo descartan.

Si se eligió esta ubicación, cuenta el director de la citada organización, Meik Wiking, fue en gran medida por el factor hygge (pronunciado juga), una palabra de origen noruego que significa bienestar. Esto es, un estilo de vida basado en la sencillez, en la calma, en la calidez de lo hogareño, el antídoto perfecto contra una forma de vida acelerada, basada en el consumismo y en las relaciones deshumanizadas. Es la nueva tendencia de la que se habla en casi todo el mundo y que ahora llega a España.

En el año 2011, la ONU declaró la búsqueda de la felicidad como un objetivo humano fundamental, y un año más tarde publicó un informe mundial sobre este asunto. Y en todas las encuestas sociales que se realizan en Europa, analizando parámetros como la salud, la seguridad familiar y laboral, así como la libertad política o la corrupción del gobierno, Dinamarca, con 5.700.000 habitantes (el 49% varones y el 51% mujeres), encabeza en la mayoría de las ocasiones todos los rankings, a pesar de ser el país con el porcentaje más elevado de denuncias de violencia de género de la UE, no sólo del ámbito familiar sino también laboral. Una encuesta publicada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE muestra que un 52% de las mujeres danesas considera haber sufrido alguna forma de violencia física o sexual, frente a una media europea del 33%. También es uno de los país con elevadas tasas de suicidio y de alcoholismo.

A pesar de esto último, el interés por encontrar el secreto de la felicidad de la que hacen gala los daneses ha hecho que alcaldes, investigadores y dirigentes de todas las disciplinas y rincones del mundo acudan cada año a este país del norte de Europa, en busca de algunas de las razones que componen los altos niveles de satisfacción de la población.

Para muchos, el fenómeno es inexplicable, cuenta Wiking en el libro Hygge (Libros Cúpula), que el próximo 10 de enero estará en España para presentar la obra, que ya se ha convertido en un bestseller en más de 14 países donde ya se ha publicado. Es incomprensible, entre otras razones, debido a la fría climatología, pero también debido a que los daneses se encuentran entre los ciudadanos que más impuestos pagan del mundo. Sirva de ejemplo, que un salario de unos 65.000 euros anuales tributa al 56%, aunque cada año variará en función de las necesidades que el Estado tenga.

Este apoyo surge de la conciencia de que el modelo de bienestar transforma la riqueza colectiva en bienestar. “No estamos pagando impuestos, estamos invirtiendo en nuestra sociedad. Estamos comprando calidad de vida”, explica el autor, que anteriormente trabajó para el Ministerio de Asuntos Exteriores de Dinamarca.

Porque la clave para entender el alto nivel de confort de los daneses es la capacidad para reducir el riesgo, la incertidumbre y la ansiedad entre los ciudadanos y para evitar la felicidad extrema. Todo esto, combinado con el estilo poco apresurado de vida danés, hace de los ciudadanos de este país, según distintas encuestas sociales, sean los que vivan más a gusto. Pero también, agrega el experto, son los que se reúnen con más frecuencia con los amigos y la familia, y los que se sienten más tranquilos y en paz. Incluso una facultad del Reino Unido, añade Wiking, estudia el fenómeno hygge danés, que se ve reflejado en la estética y en el concepto que está surgiendo en el mundo entero en el diseño de panaderías, tiendas y cafeterías.

El hygge no se limita solo a las casas acogedoras o a los cafés de estética bonita, los daneses creen que este concepto es necesario trasladarlo al lugar de trabajo. Así lo cree un 78% de los encuestados por el Instituto de Investigación sobre la Felicidad. Y para ello esta corriente recomienda que en la oficina haya velas y dulces. Eso son solo dos detalles, porque lo importante es que el ambiente dentro de las empresas sea cada vez más informal, acogedor e igualitario. Incluso, recomienda el director del citado instituto, Meik Wiking, se pueden colocar unos cómodos sofás para que los empleados puedan sentarse a leer un largo informe o mantener una reunión de trabajo, en lugar de cara a cara en una mesa y en un entorno laboral aséptico.

La iluminación es clave para sentirse bien. Y eso lo saben bien los nórdicos que tienen pasión por las velas, pero también por las lámparas que crean un ambiente confortable. Es todo un arte, una ciencia, una industria, un pequeño detalle que hace la vida más agradable.

 



Fuente: Cinco días

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

El CEU incorpora a una investigadora Marie Sklodowska-Curie para luchar contra el tumor cerebral

La Universidad CEU San Pablo es la institución elegida para acoger a una investigadora postdoctoral …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: