Inicio / Actualidad / Sánchez pacta con Ciudadanos su supervivencia política

Sánchez pacta con Ciudadanos su supervivencia política

Pedro Sánchez pacta con Albert Rivera de Ciudadanos su supervivencia política

Entrega un cheque en blanco a Rivera a cambio de presentarse hoy ante el PSOE con un acuerdo que, sin embargo, hace aún más improbable su investidura como nuevo presidente

El acuerdo que alcanzó ayer el PSOE con Ciudadanos supone un salvavidas para Pedro Sánchez porque le da oxígeno en su esfuerzo por hacer creíble la investidura como presidente del Gobierno, aunque no sumen solos ambos partidos, y, además, le blinda como candidato en caso de repetición de elecciones. Sus críticos dudaban de que la negociación «a izquierda y derecha» le saliera, y estaban esperando a que se cayera del alambre y llegara hoy a la Ejecutiva Federal sin acuerdo alguno que someter a consulta de la militancia.

Él mismo se había metido presión al convocar a referéndum a los 195.000 militantes, este sábado 27, con el objetivo inconfesable de sortear el posible rechazo a los pactos por parte de los barones más críticos, atrincherados en el Comité Federal. Albert Rivera le ha proporcionado una salida, aunque a un precio altísimo: Sánchez ha tenido que aceptar una supresión de las Diputaciones que traerá cola en las filas del socialismo; no en vano, Alfredo Pérez Rubalcaba tuvo que renunciar a ella para el programa electoral de 2011 por la oposición frontal de muchas federaciones; además, renuncia a «derogar» la reforma laboral y a subir impuestos a las rentas más altas, dos de las perlas del programa socialista el 20-D.

El texto no le sirve a Sánchez para ser presidente en la votación del 2 de marzo, con mayoría absoluta, ni en la del 5 de marzo con mayoría simple, porque PSOE y Ciudadanos solo suman 130 escaños. Pero la sola consecución pone el foco en Podemos para que, como mínimo, se abstenga en la investidura del «cambio» si no quiere elecciones.

De momento, los de Pablo Iglesias ya han tenido que levantar el veto a que la formación naranja pacte con los socialistas mientras ellos, Compromís e IU siguen sentados por otro. No obstante, iglesias sigue insistiendo en que ellos nunca apoyarán un gobierno en el que esté Ciudadanos, pero han sorteado argumentalmente su veto inicial asegurando que el pacto PSOE-C´s no es tal, son solo «fuegos artificiales»; y si Sánchez quiere ser presidente del Gobierno tendrá que pactar con ellos un verdadero «gobierno de coalición» con Iglesias de vicepresidente.

Ayer, en la multitudinaria rueda de prensa que ofreció para anunciar que daba el sí a la reforma exprés de la Constitución que le exigía Ciudadanos, Pedro Sánchez señaló que acababa de dar el sí a un acuerdo «de legislatura». Nadie sabe muy bien que es eso porque, entre otras cuestiones, el PP ya ha dicho que se opone a esa reforma constitucional y sin los populares no hay reforma, ya que tienen mayoría absoluta en el Senado para vetar cualquier modificación de la Carta Magna; por no hablar de que 130 diputados (90 PSOE + 40 C’s) no suman para la investidura.

«Cuando hay voluntad de cambio hay voluntad de acuerdo», dijo Sänchez, y el PSOE acepta esa reforma constitucional exprés que incluye, además de la polémica supresión de las Diputaciones -serán sustituidas por el «Consejo provincial de alcaldes y alcaldesas» que no pudo sacar adelante Rubalcaba en el seno del PSOE en 2011, otros cuatro puntos: reducción a la mitad de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la reducción a ocho años del mandato del presidente del gobierno, reducir a 250.000 firmas las actuales 500.000 necesarias para presentar una Iniciativa legislativa Popular (ILP), y la reducción de los aforamientos.

Satisfacción en Ciudadanos

Entre el equipo de negociadores de Ciudadanos se trasladaba ayer un indisimulado optimismo por lo que consideran un acuerdo que recoge «ampliamente» el espíritu general de sus demandas. De hecho, el número dos del partido, José Manuel Villegas, consideró que el acuerdo final si podría incorporar cerca del 80% de sus exigencias. Justamente el listón que Albert Rivera había establecido para considerar el pacto «un gran acuerdo» y empezar a considerar así la posibilidad de entrar en el Gobierno.

Ciudadanos ha convocado una Ejecutiva para esta misma mañana en la que se dará luz verde a un cambio de postura para poder votar «sí» en la investidura de Pedro Sánchez.

Pero además de los cinco acuerdos que Rivera planteó como exigencia para alcanzar un acuerdo, la redacción final del documento incluirá una batería de reformas entre las que destaca el compromiso para iniciar la reforma del Senado y caminar hacia el modelo alemán, reduciendo el número a entorno a 80 miembros, respecto a los 266 actuales, y limitando sus competencias al ámbito territorial. Según pudo saber ABC, el acuerdo entre ambas formaciones incorporará «un compromiso para que la clase media trabajadora no pague más impuestos». No se subirá el IRPF, tampoco se incrementará el IVA, aunque podría anunciarse una bajada de los productos culturales, que pasarán al tipo reducido del 10%. También se ha acordado una reforma del impuesto de sociedades para suprimir deducciones y beneficios fiscales. «Las grandes empresas van a pagar más», aseguran fuentes de la negociación. Una reforma que creen que podría llevar a recaudar 25.000 millones de euros sin modificar los tipos.

Fiscalidad

En fiscalidad verde se incluirá una modificación para sustituir el impuesto de matriculaciones por un impuesto sobre las emisiones contaminantes. Una medida que reconocen no tendrá un impacto recaudatorio positivo pero que se hace por cuestiones medioambientales. El acuerdo también va a contemplar que los beneficiados por la amnistía fiscal, que según el decreto ley debían pagar un 10% pero que el gravamen medio fue solo de un 3% que recaudó 1.200 millones de euros de los 40.000 millones de euros. El pacto entre PSOE y Ciudadanos incluirá el compromiso para recuadar el 7% restante por valorar de 2.800 millones de euros.

Reforma Laboral

En lo que respecta al mercado laboral, uno de los principales escollos de la negociación, desde el equipo económico de Ciudadanos se aseguraba ayer que los cambios en el mercado laboral serán profundos y en sintonía con su propuesta de contrato único.

Hasta la fecha la estrategia de Rivera se cumple punto por punto. Y creen que el acuerdo «gustará» a la inmensa mayoría de los votantes del PP. El objetivo del partido es buscar las abstención de los populares, y que si siguen queriendo votar en contra «que expliquen» qué medidas no les gustan, además de «que se visibilice que PP y Podemos votan lo mismo», señalan desde el partido.

Fuente: ABC de Sevilla

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta

La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

‘Brexit’: comienza la cuenta atrás

La primera ministra Theresa May ha notificado formalmente al presidente del Consejo Europeo la intención …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: