Home / Ciencia / Un crecimiento neuronal más lento marca la diferencia cognitiva

Un crecimiento neuronal más lento marca la diferencia cognitiva

Un estudio comparativo sobre cómo se forma el cerebro en humanos y primates no humanos ha descubierto que le lentitud en el desarrollo de las neuronas es la que marca la diferencia que muestran ambas especies en capacidad cognitiva y en comportamiento.

Ese patrón de crecimiento más lento permite a los humanos alcanzar más hitos de desarrollo que los primates no humanos, a pesar de la similitud genética que caracteriza a ambas especies: comparten casi el 99% de la secuencia básica de su ADN.

Dos procesos importantes en el desarrollo del cerebro incluyen la maduración y migración de las neuronas. La maduración implica el aumento del tamaño de las neuronas a medida que crecen sus conexiones con otras neuronas para mejorar la comunicación (sinapsis). La migración es el movimiento físico de las neuronas a través de diferentes regiones durante el desarrollo del cerebro.

Para llegar a esta conclusión, los autores de este estudio, pertenecientes al Instituto Salk de Estudios Biológicos situado en La Jolla (California), compararon la maduración de las neuronas y su migración en los cerebros de humanos y primates no humanos.

Primero exploraron las diferencias en la expresión génica relacionada con el movimiento neuronal, comparando células de humanos y de chimpancés bonobos. También investigaron las propiedades de migración de las neuronas inherentes a cada especie.

Descubrieron 52 genes relacionados con la migración y observaron que las neuronas de los chimpancés bonobos tuvieron períodos de rápida migración, mientras que las neuronas humanas se movieron lentamente.

Células madre neurales

Con el fin de comparar el movimiento y la maduración de las neuronas en vivo, los científicos trasplantaron las células madre neurales de los humanos y chimpancés a cerebros de roedores, lo que no sólo permitió que las neuronas prosperaran en un entorno natural, sino que también mostraran a los investigadores información adicional sobre su desarrollo.

Los investigadores analizaron  a continuación las diferencias en la distancia de migración, la forma y el tamaño de las neuronas hasta 19 semanas después del trasplante. Observaron la longitud, la densidad y la cantidad de extensiones de las neuronas llamadas dendritas, así como el tamaño de los cuerpos celulares, que albergan el núcleo y el ADN.

Fue así como comprobaron que las neuronas del chimpancé migraron a una distancia mayor y cubrieron un área 76 por ciento mayor que las neuronas humanas después de dos semanas. Las neuronas humanas se desarrollaron más lentamente, pero finalmente alcanzaron longitudes más largas que las neuronas del chimpancé.

Este patrón de crecimiento más lento es el que permite a los humanos alcanzar más hitos de desarrollo que los primates no humanos, lo que podría explicar las diferencias en el comportamiento y las capacidades cognitivas, señalan los investigadores.

«Este estudio proporciona información sobre la organización del desarrollo del cerebro y sienta las bases para futuros análisis comparativos entre humanos y primates no humanos», dice uno de los autores principales del estudio y presidente del Instituto Salk, Rusty Gage, en un comunicado.



Fuente: Tendencias 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 19 =