Aunque tiene mucha fama, el gran tiburón blanco no es el mayor y más peligroso depredador que surca los océanos. Ese puesto lo comparte, como poco, con las orcas. Dos tiburones blancos de más de cinco metros lo han descubierto por las malas tras convertirse en el almuerzo de las ballenas.