Inicio / Deportes / Baloncesto/Basket / Un mes de locura para el baloncesto universitario

Un mes de locura para el baloncesto universitario

Esta noche, a partir de las 23:40, hora española peninsular, las muy desconocidas universidades de Radford y LUI-Brooklyn, con sus muy desconocidos jugadores, saltarán a la cancha de Dayton, en Ohio, en lo que será el comienzo del March Madness 2018. Y Estados Unidos se paralizará, a pesar de no saber quiénes son esos chicos, para ser espectadores de un acontecimiento deportivo con muy poco parangón en el mundo entero. Porque la fiebre norteamericana por este torneo es de una dimensión que sólo se puede explicar a través de algunos datos.

Por ejemplo, dado que los primeros partidos del jueves y el viernes son en horario laboral, se estima que más de 50 millones de trabajadores perderán tiempo y recursos de sus empresas esta semana viendo los partidos del March Madness. Uno de cada cuatro estadounidenses rellenará su quiniela con los resultados del torneo. Es más, en las porras de las oficinas y lugares de trabajo se juntarán más de 3.000 millones de dólares. En apuestas más serias que las de amigos y colegas, en el año 2017 se movieron 9.200 millones de dólares.

Es la punta del iceberg. La retransmisión televisiva reporta a la NCAA, la organización deportiva universitaria, 1.100 millones de dólares anuales tras la extensión de contrato firmada en el año 2016. Las audiencias de la Final Four, la semana en la que concluye el torneo y se proclama el campeón, sobrepasan los 25 millones de espectadores medios, contando también los streams de internet, y un rating del 11%, lo que son números de Finales NBA.

O ganas o a casa

El motivo de esta pasión es que el formato de la competición es único. 68 equipos que se enfrentan entre sí a partido único, eliminatorio. En las primeras rondas se ven finales apretados, decididos por una sola canasta, casi cada diez minutos. Son horas y horas ininterrumpidas de drama del más alto nivel. Y, encima, con la coartada emocional que los equipos universitarios aportan a los aficionados al deporte en Estados Unidos. La unión sentimental de, pongamos, la mayoría de seguidores de Michigan, Oklahoma, Ohio, Kentucky, Alabama, Carolina del Norte, Indiana, Arizona… está mucho más con sus equipos universitarios que con los profesionales.

Hoy y mañana se juegan los primeros cuatro partidos. Son un mero calentamiento. El jueves comenzará, de verdad, la gran locura de marzo del baloncesto estadounidense. North Carolina, Duke, Michigan State, Kentucky, Kansas, Villanova, Virginia… pelearán por un título que les convierta en leyenda. Y lo que es seguro es que su país estará mirando.

Seis de las estrellas

DeAndre Ayton

Universidad: Arizona.

Edad: 19 años.

Altura: 2,13.

Pivot. El gigante que juega en Arizona se mueve con la agilidad y la gracia de alguien mucho más pequeño. Ese es el valor de un físico de los que no se ven a menudo. Tiene un potencial ilimitado.

Marvin Bagley III

Universidad: Duke.

Edad: 18 años.

Altura: 2,11.

Ala-pívot. La gran estrella de Duke es un portento anotador tanto en los alrededores del aro como en el tiro de media distancia. Le penaliza que su defensa es mediocre y, en según qué partidos, directamente horrorosa.

Michael Porter

Universidad: Missouri.

Edad: 19 años.

Altura: 2,08.

Alero. Porter se lesionó en el primer partido de la temporada regular y parecía que se iba a perder toda la temporada. Ha vuelto justo a tiempo para el torneo, aunque lo poco que se ha visto de él no parece hablar de alguien que esté al 100%.

Mohamed Bamba

Universidad: Texas.

Edad: 19 años.

Altura: 2,13.

Pívot. Otro pivot moderno, gigante y con unos movimientos excelentes. Al contrario que Ayton, no obstante, su juego de ataque no está refinado y su poder viene de la intimidación y de la defensa.

Collin Sexton

Universidad: Alabama.

Edad: 19 años.

Altura: 1,91

Base. Sexton ha sido la gran estrella universitaria la pasada semana. En el torneo de la SEC se convirtió en una fuerza imparable. Tiene cuerpo, fuerza y velocidad NBA, y anda sobrado de liderazgo y carácter. 

Trae Young

Universidad: Oklahoma.

Edad: 19 años.

Altura: 1,88.

Base. No le hicieron bien las comparaciones con Steph Curry y ha pasado una segunda mitad de temporada realmente dura. Siempre defendido por dos o tres rivales, su equipo no ha respondido al reto de ayudarle. Puede anotar de mil maneras diferentes.



Fuente: AS

Sobre

Ver también

Los 47 jugadores de Laso

Pablo Laso acaba de cerrar su séptima temporada en el banquillo del Real Madrid con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 2 =

Close
Síguenos en: