Inicio / Vida Sana / Una profesora de Fisioterapia del CEU es la única docente en España en impartir la técnica ‘WATSU’

Una profesora de Fisioterapia del CEU es la única docente en España en impartir la técnica ‘WATSU’

La profesora de Fisioterapia en la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo Elisa Muñoz es la fundadora y directora del Instituto de Formación Watsupath y la única instructora Watsu acreditada por la Worldwide Aquatic Bodywork Association (W.A.B.A.) residente en España.
 Una disciplina de trabajo corporal que aprovecha los patrones sanadores y de sustentación del agua a una temperatura entre 34-37 º C; aplicable a todo tipo de personas independientemente de su edad y características físicas corporales.

Actualmente, con la contribución de innumerables personas en diferentes centros, hospitales, piscinas terapéuticas y estaciones termales de todo el mundo, el Watsu se ha transformado en lo que muchos consideran la evolución más profunda de trabajo corporal en nuestro tiempo. Aunque otras técnicas se basan en el tacto, la necesidad de sostener en brazos y en el agua a la persona que recibe la sesión de Watsu, supone un nuevo nivel de conexión y confianza.

Esta técnica, junto a los efectos terapéuticos del agua caliente y la tridimensionalidad de los movimientos que ésta ofrece, permiten a la persona alcanzar estados de relajación y escucha profunda, además de descomprimir las vértebras, movilizar las articulaciones y elongar los músculos en un modo alternativo y complementario a las demás técnicas que se pueden llevar a cabo en seco.

Los movimientos son similares a una danza, y se realizan en total armonía con la respiración. La sesión de Watsu se inicia percibiendo el ritmo de respiración de la persona que la recibe, aplicándolo posteriormente a los movimientos fluidos y rítmicos en el agua con presiones, estiramientos y movilizaciones. La aplicación de suaves torsiones e inclinaciones ayudan a disminuir la presión que pueda ejercer un aumento del tono muscular sobre la columna, eliminando así cualquier disfunción que esta presión pueda estar causando. Se puede mover la columna y las articulaciones en el agua de una manera que, por la fuerza de gravedad, no sería posible fuera de ella.

Estos movimientos elongan las fibras musculares, movilizan las articulaciones y estimulan la circulación sanguínea y linfática, facilitando de este modo la eliminación de toxinas metabólicas. Por otra parte, el sistema nervioso recibe estímulos de movimientos fisiológicos poco habituales, lo que permite vivenciar su recorrido motor y crear un patrón.

Con todo esto el cuerpo se libera de una forma imposible de realizar fuera del agua, ya que el agua caliente (34°C) relaja la musculatura y sostiene la columna vertebral. Con este sostén y sin el peso del cuerpo, las articulaciones y músculos se pueden mover de una forma muy segura y agradable para el paciente. El cambio que se produce entre momentos dinámicos y de calma, proporciona un espacio ideal para alcanzar una relajación profunda, así como una recuperación del cuerpo y de la mente.



Fuente: La Razón

Sobre

Ver también

Un tratamiento contra la migraña, alternativa a los fármacos

Las personas que han intentado infructuosamente prevenir la migraña con otros tratamientos pueden encontrar alivio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: