Inicio / Actualidad / Ya llega la Oruga Procesionaria

Ya llega la Oruga Procesionaria

Ya llega la Oruga Procesionaria y hay que prestar especial atención por nuestras mascotas

En cuanto llega la primavera hay que tener mucho cuidado con la oruga procesionaria. Los meses críticos son entre febrero y abril, pasado el invierno, y no solo hay que andarse con ojo en los pinares, donde residen, sino también en parques y jardines de las zonas urbanas.

Ya llega la Oruga Procesionaria

En cuanto llega la primavera hay que tener mucho cuidado con la oruga procesionaria. Los meses críticos son entre febrero y abril, pasado el invierno, y hay que andarse con ojo no solo en las zonas de pinares en donde residen, sino también en parques y jardines de las zonas urbanas, ya que el cambio climático al que estamos sometidos las ha traído hasta estos lugares.

Se llaman procesionarias porque bajan del nido que construyen en los pinos en fila india y llegan al suelo como en una procesión, se mueven juntas formando una hilera. Se entierran en el suelo para terminar allí su desarrollo y unos meses más tarde convertirse en mariposas. Son realmente peligrosas para personas y animales produciendo alergias y urticaria. Cuando estas orugas sienten una amenaza se defienden soltando sus pelos envenenados. Cada una de ellas tiene 500.000 pelos y al tocarlas, o simplemente al entrar en contacto con ellas mediante vía aérea al olfatearlas, es suficiente para que tu mascota se vea afectada.

Las orugas procesionarias tienen la cabeza y la piel de color negro y un tono gris en los costados. Los tricomas, los pelos rojizos que tienen en su dorso, están repletos de una sustancia urticante diseñada para defenderse de los peligros.

Oruga procesionaria y perros

Los perros jóvenes tienen más posibilidades que los perros adultos de encontrarse con la oruga procesionaria, ya que suelen ser más activos y curiosos, exploran el entorno y tienen mayor facilidad de comerse lo que encuentran en su camino. Hay que prestarles la máxima atención, sobre todo a los cachorros, para evitar riesgos y accidentes.

Las orugas procesionarias constituyen una plaga en los pinares mediterráneos, también se encuentran en cedros y abetos, por lo que es fácil que tu perro pueda toparse con alguna de estas orugas mientras olisquea en sus paseos, e incluso puede lamerlas o llegar a comérselas.

Te darás cuenta que tu perro ha estado en contacto con las orugas por los siguientes síntomas:

  • lo notarás nervioso
  • intentará rascarse la boca con sus patas delanteras
  • tendrá hipersalivación
  • se le inflamará la lengua y/o los labios, incluso se le puede necrosar la lengua si no se actúa con rapidez
  • también le puede dar fiebre

Desde el primer momento en que pienses que tu mascota puede estar infectada por estas orugas, debes llevarla al veterinario inmediatamente, allí recibirá el tratamiento necesario para evitar que la reacción se propague. Según el grado de afectación las complicaciones serán distintas; desde sufrir un cuadro alérgico, hinchazón de la cara, esófago o estómago, hasta la necesidad de amputar partes de la lengua debido a la necrosis o, en el peor de los casos, complicarse hasta el punto de poner en peligro la vida de tu mascota.

Cómo combatir la procesionaria del pino

Lo más importante de todo es que tengas cuidado cuando paseas por jardines o parques en época de primavera. Intenta evitar pasear por esas zonas y si lo haces debes estar muy atento para impedir que tu perro se acerque a olisquearlas.

Si tu mascota ha estado en contacto con orugas procesionarias, deberás ir urgentemente al veterinario. Mientras, puedes ayudar lavándole la boca con agua templada ya que el calor destruye la toxina y le calmará un poco, pero es importante tener en cuenta que nunca debes frotar para no romper los pelos y liberar más toxina. El veterinario se encargará de administrarle rápidamente corticoides y antihistamínicos por vía intravenosa, de este modo minimizará el peligro de sus lesiones.

Nunca trates de manipular por tu cuenta los nidos que se encuentran en los pinos, ya que es muy fácil que estos se puedan romper al caer y ayudes a la diseminación de los pelos de las orugas procesionarias. Te recomendamos avisar a las autoridades municipales sobre el lugar en el que se produjo el contratiempo para que puedan llevar a cabo las medidas pertinentes.

Cuando ya llega la Oruga Procesionaria debemos tener especial cuidado con nuestras mascotas, sobre todo con las más peques.

Fuente: Tiendanimal.es

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta

La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Abandonado en una caja: con la pelvis, mandíbula y rabo rotos tras un atropello

Así dejaron Dröm, abandonado en una caja: con la pelvis, mandíbula y rabo rotos. Sucedió …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: